Contenido

29 de enero 2014

Comprar un negocio en marcha: ventajas y desventajas

No hace falta arrancar de cero para emprender: comprar un negocio en marcha permite saltear pasos. Ventajas y desventajas de esta forma de arrancar.
$.-
Ventajas de emprender comprando Emprender a través de la compra de un negocio en marcha es una forma rápida de entrar al mercado, ahorrando tiempo y los complejos primeros pasos, pero también implica riesgos.un negocio en marcha
  • Ahorro. Se ahorra el tiempo y el dinero que lleva la generación de la idea de negocio,la investigación de mercado, la estructuración de la empresa, la apertura del local, taller u oficina, y el ajuste al mercado que ocurre durante los primeros meses en operación.
  • Foco. El emprendedor puede focalizarse inmediatamente en el funcionamiento del negocio en lugar de en elegir el nombre, decorar y equipar el lugar, seleccionar proveedores y otros aspectos de la puesta en marcha de un negocio.
  • Antecedentes. Se obtiene no sólo el negocio en marcha, sino su trayectoria, antecedentes y posicionamiento, lo que simplifica desde la obtención de nuevos clientes hasta la presentación para créditos o subsidios (¡por supuesto, si estos aspectos son positivos!).
  • Pruebas. Se puede evaluar con más certeza el desempeño en el mercado del producto o servicio, en lugar de basarse en proyecciones o supuestos.
  • Ingresos. Si el negocio está en funcionamiento pleno, se comienza a facturar desde el primer día, por lo que existen ingresos desde el comienzo, e incluso puede haber ganancias previsibles.
  • Oportunidades. Si se compra un negocio al que le está yendo mal por razones de gerenciamiento, falta de fondos o cuestiones comerciales que pueden revertirse, es posible obtener un precio de oportunidad. Eso sí, hay que tener en cuenta el riesgo que implica y tener un plan de negocios sólido para volverlo rentable.

Desventajas de emprender comprando un negocio en marcha
  • Responsabilidad.Comprar una empresa en marcha implica hacerse cargo de personal, garantías, deudas y otros compromisos que no siempre son fáciles de identificar.
  • Valuación.No es tan sencillo poner precio a un negocio pequeño, sobre todo valuar sus activos intangibles como marca y posicionamiento. El costo de hacerlo de forma profesional puede ser demasiado alto, por lo que en muchos casos el valor termina siendo el resultado del proceso de negociación entre comprador y vendedor.
  • Pasado. El negocio ya tiene un nombre, un perfil definido y una forma de hacer las cosas que difícilmente coincida con todo lo que querés. ¡Y no es posible borrar el pasado!
  • Inversión. La inversión inicial suele ser mayor que empezando de cero, ya que se están pagando las ventajas (ahorro de tiempo, mercado probado, ingresos, etc.). Así, los primeros tiempos, se trabaja para repagar el fondo de comercio o valor de compra invertido.
  • Negociación. Muchos vendedores sobreestiman el valor de su negocio en marcha, ya que lo valúan por sus inversiones o expectativas y no por su capacidad de generar ingresos. Así, la negociación puede ser desgastante.
  • Venta parcial. Algunos vendedores ofrecen sólo parte su negocio, dejando librados al nuevo dueño algunos temas clave que pueden hacer fracasar el negocio, como el uso de la marca, la renovación del alquiler, la habilitación o contratos con clientes importantes.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres