Contenido

5 claves para un consultorio amigable

Los turnos, la recepción y la sala de espera completan y distinguen un servicio profesional y equipamiento técnico de calidad. ¿Qué tener en cuenta para mejorar el consultorio?
$.-
El cuidado por la calidad del trabajo del odontólogoEs posible hacer del tiempo de un paciente en el consultorio una experiencia agradable que lo convierta en fuente de recomendaciones. o profesional médico pone a menudo en un segundo plano a todo aquello que no está directamente relacionado con la salud. A veces se olvida que la atención empieza y termina por una solicitud de turno, una recepción y una sala de espera que ayudan, al igual que un diagnóstico preciso o un tratamiento de conducto virtuosamente ejecutado, a que el paciente se convierta en el mejor promotor del consultorio.

A una atención profesional apropiada es necesario sumar algunos aspectos clave para hacer de la experiencia una fuente de recomendaciones:

  • Gestionar el tiempo. El tiempo es uno de los recursos más valiosos del profesional médico; un paciente que se olvida de su turno o una placa radiográfica que se traspapela pueden traer molestos inconvenientes y complicar un día de trabajo. Para optimizar el funcionamiento administrativo del consultorio conviene usar un software especializado o implementar un sistema de planillas adecuado. Algunos consultorios siguen la práctica de confirmar por mail, teléfono o SMS cada turno con 24hs de anticipación para evitar demoras y turnos perdidos.
  • No descuidar la decoración y la organización del espacio. Los expertos afirman que los verdes y los azules claros tienden a ser los colores más relajantes y, por tanto, son recomendables para los espacios públicos en general. Son además colores "institucionales" que suelen dar una imagen de seriedad. A la hora de decorar la sala de espera conviene adecuar el diseño a los pacientes que se suele atender. Un consultorio que se especializa en niños puede optar por colores algo más llamativos; los adultos pueden sentirse mejor ante una decoración clásica. Es una buena idea, si el espacio lo permite, alejar la puerta del área de atención de la sala de espera, para evitar el estrés innecesario entre los pacientes que aguardan su turno y crear áreas bien separadas.
  • Usar espejos ante la recepción. Puede parecer un detalle superfluo, pero ciertos estudios psicológicos confirman que el personal de atención suele ser más amistoso cuando se siente "observado". Tener un espejo enfrente permite a la o el recepcionista estar atentos a su presencia y calidad de atención. Después de todo, son la primera cara en el consultorio, y nada empeora una espera más que una atención poco cordial.
  • Algo de entretenimiento. Algunos consultorios, además de ofrecer la clásica selección de revistas, instalan en sus salas de espera televisores o reproducen música. De más está recordarlo, pero en caso de optar por esta opción, no hay que olvidar de controlar la programación y el volumen para que nadie se sienta incómodo. Actualizar periódicamente las revistas y agregar ejemplares del diario local pueden complementar la oferta.  Un dispensador de agua o café en un sitio visible pueden amenizar la espera.
  • Estar dispuesto a mejorar. El "mistery shopper" o cliente misterioso no es una prerrogativa de los grandes centros comerciales y aerolíneas: está al alcance de cualquier profesional. A menudo alcanza con pedirle a un amigo o pariente que saque un turno y transite toda la experiencia de servicio en un consultorio para descubrir fallas invisibles a primera vista o desde adentro. Prestar atención a los consultorios de colegas, conversar con pacientes y empleados puede ser fuente inagotable de ideas valiosas.

Todos estos consejos pueden ayudar a tener una mejor relación con pacientes y empleados. ¿Sos un profesional médico con un consultorio propio? ¿Tenés algún consejo para sumar a la lista?  


Compartí

4

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres