Contenido

24 de febrero 2014

"El emprendedor tiene que hacer mucho con poco"

Anura, empresa de telefonía basada en Internet, nació con un modelo de negocios que debió cambiar sobre la marcha para poder sobrevivir. Adaptación y planificación las claves del éxito.
$.-
Jerónimo Serafini pasó toda su carrera "Lo más gratificante es aprender de tus propios errores"como ingeniero electrónico en empresas de telecomunicaciones. Trabajó en Telefónica, Ericsson y en Lucent Technologies. Pero en 2005 tuvo un accidente vial en el que casi pierde la vida, y durante la recuperación se dio cuenta de que ya no se sentía motivado en su trabajo. Decidió dejar la relación de dependencia y tomar su propia iniciativa para emprender. Ese fue el comienzo de Anura, una exitosa empresa de telefonía basada en Internet para locutorios y pymes.

Pero el éxito no vino desde el principio. Como todo emprendimiento, Anura se enfrentó a varios desafíos. El principal fue el cambio de rumbo que dio la empresa al modificar el tipo de servicio que ofrecía. En un principio, buscaba brindar servicios de telefonía pública utilizando las líneas de Telefónica, y para eso instaló cabinas telefónicas en comodato a kioscos y comercios. "El negocio se centraba en un reparto de comisiones entre el kiosquero, mi empresa y el operador de telefonía", explica. Pero cuando en 2005 estaba listo para instalar el servicio en la Costa Atlántica, se produjo un paro del gremio telefónico que retrasó la implementación.

En este tiempo, Jerónimo se dio cuenta de que las empresas de telefonía contaban con un mal servicio de postventa, la instalación de los dispositivos era lenta y se registraban serios problemas en la claridad de la facturación. Si seguía con ese modelo, se fundiría en poco tiempo. El siguiente paso fue cambiar las reglas de juego. "Había que patear el tablero, generar un mercado nuevo, con una solución que sustituyera lo ya existente pero de una manera muy diferente".

Decidió armar una sociedad con excompañeros de trabajo y coincidieron en que la única manera de diferenciarse en el mercado era usando las ventajas de Internet en telefonía para no depender de las grandes empresas. Jerónimo, junto a Federico Edorna, Carlos Esterlizi y Ricardo Barroetaveña, detectó la oportunidad de liderar en un nicho de la telefonía en donde faltaban estándares de transparencia y claridad.

Al comienzo, instalaron su servicio en locutorios; después ampliaron sus clientes a las empresas, y hoy cuentan con un extenso número de PYMES que utilizan sus servicios. "Uno de los beneficios destacados es la central telefónica virtual para administrar todos los servicios de telefonía en la empresa mediante una página web. Anura da la solución completa: central telefónica, servicio de telefonía con numeración propia, atención al cliente y asesoramiento técnico".

Hoy, Anura está conformada por sus socios, 20 empleados y está presente también en Perú. Con una primera inversión de 100.000 pesos y una segunda de 200.000, provenientes de ahorros, la empresa cerró un 2013 con una facturación estimada de 20 millones de pesos.

No tercerizan nada, sino que lo hacen todo ellos: desarrollan el software e instalan el servicio. En cuanto a la comercialización, los productos se contratan vía web o por teléfono. Al ser un servicio poco conocido, incluyen en su página videos explicativos para aclarar dudas sobre las herramientas que brindan.

Su paso por NAVES, el concurso de emprendedores organizado por IAE Business School, fue una experiencia enriquecedora, y los ayudó a mejorar la estrategia de negocio y el desarrollo de la solución. "Con los consejos de expertos de diferentes rubros pudimos ajustar todos los detalles de nuestro plan de negocios y reestructurarlo. En NAVES siempre vas a ganar, no importa el puesto en el que termine tu proyecto".

Desde el inicio, plantearon la importancia de una buena planificación en todo el proceso. Pensaron un modelo basado en aspectos económicos y financieros, teniendo en cuenta el capital de trabajo necesario para crecer. Fueron muy meticulosos a la hora de planear el crecimiento y la escalabilidad del proyecto.

"De nada sirve crecer si con el crecimiento se nos termina yendo todo de las manos. Además, nuestro modelo permitió que, a medida que se sumaban clientes, contáramos con más recursos para crecer.El emprendedor tiene que buscar hacer mucho con poco. En la Argentina, hacer mucho con poco significa hacer mucho con pocos empleados, porque las cargas laborales son extremadamente altas", concluye Jerónimo.

En 3 preguntas

  • ¿Tuvieron algún obstáculo en el camino? ¿Cómo se sobrepusieron? El principal fue entrar en un mercado maduro como el de la telefonía tradicional, porque los que los que ya estaban hace un tiempo habían pasado por la curva de aprendizaje, tenían una participación importante del mercado y también sus costos muy optimizados. Esa curva latransitamos tarde y tuvimos que innovar para hacer algo de manera muy diferente. Se trató de crear un mercado nuevo dentro de uno existente.
  • ¿Qué proyectos tienen a futuro? Nuestra meta a futuro es expandirnos a otros países de Latinoamérica. Hace tres años, arrancamos operaciones en Perú, en el 2014 pensamos arrancar en Chile para más adelante expandirnos por Latinoamérica. También buscamos seguir sumando valor a nuestros servicios e incorporar nuevas soluciones tecnológicas.
  • ¿Qué es lo que más les gratifica de su trabajo? Lo más gratificante esaprender de tus propios errores. Si te equivocás, las consecuencias las pagás vos, no tenés a quién culpar. Me gratifica saber que logramos generar cambios, que siempre tenemos desafíos nuevos, y sobre todo, sentir que en el trabajo no estoy sólo, sino que logramos las sinergias que sólo se consiguen con un trabajo en equipo. Y por último, saber que el techo de crecimiento lo ponés vos.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres