Contenido

17 de marzo 2014

"Emprender es una actitud ante la vida"

Emprender es una actitud ante la vida
Trinidad Vergara dirige, desde 1996, Vergara & Riba Editoras, una editorial que publica y distribuye más de 4 millones de libros-regalo por año en español y portugués. Los consejos de una mujer emprendedora que no le teme al fracaso.
$.-
El tironeo constante que se siente de la familia, :"Histórica o culturalmente, es más natural pensar que un hombre sea emprendedor, pero no hay ninguna razón más allá de ello. Las mismas mujeres son las que se ponen excusas por inseguridades".por un lado, y del trabajo por el otro, es real, existe. Hay quienes hablan de un equilibrio perfecto entre lo laboral y el hogar, y otros aseguran que no se puede hacer las dos cosas: es el trabajo o los hijos. Trinidad Vergara es el ejemplo encarnado de que existe otra postura, más realista. Ser madre y esposa, emprendedora y cofundadora de una editoriales difícil, y a veces muy cansador, pero es posible.

Trinidades directora y fundadora, junto a Lidia María Riba, de Vergara & Riba Editoras, una empresa que publica y distribuye más de 4 millones de libros-regalo por año, en español y en portugués. Con tres sedes – en la Argentina, México y Brasil– y distribución en 20 países, sus libros y agendas transmiten historias positivas y responden al lema "mensajes que hacen bien". Es que para "Trini", como lo dicen, existe una división muy básica entre las personas: las optimistas y las pesimistas. Y ese optimismo que la caracteriza es una de las bases de su exitoso camino como emprendedora.

"Lo más importante es la energía interior. El emprendedorismo es una actitud ante la vida. Siempre va a haber crisis y dudas, pero postergar un proyecto por eso es sólo una excusa. Hay que tener confianza en lo que uno quiere y sentir que uno elige desarrollarse de esa manera", sostiene.

Y emprender siendo mujer y madretiene más exigencias, para ella, porque hay una simultaneidad de responsabilidades que los hombres no tienen. A la mujer emprendedora se le abren varios frentes diferentes, y su rol como mamá muchas veces no es reemplazable por el padre. La mamá es la mamá.Con dos hijos (de 17 y 15 años), Trinidad hace malabares para dividir sus tiempos entre su empresa y su hogar. "Es difícil sacarse del todo la sensación de que nunca es suficiente con lo que uno está haciendo. En el trabajo, pensás que no hiciste algo en tu casa y, en casa,te acordás de que dejaste algo sin hacer en el trabajo. Sin embargo, disfruto mucho en los dos ámbitos".

Por eso destaca la importancia de tener un buen compañero al lado, que respete a la mujer, la admire, y no la sienta competencia. "Una necesita su apoyo. Que te ayude a pensar cuando una le pida, sin que sea jefe ni cuestionador".Cuando su padre cerró la editorial en donde ella trabajaba, Trinidad se sintió llevada a hacer algo por su cuenta y empezó, en 1996, con V&R. "Estaba recién casada y mi marido me dio un enorme impulso, sobre todo mucho apoyo emocional".

¿Si tuvo trabas por ser mujer? No. Siempre se manejó sin darle importancia a su género, porque cree que si se le da importancia, se marca la diferencia. Y para ella, las inseguridades que algunas mujeres tienen no están relacionadas con el hecho de ser mujer, sino que es algo que debería resolverse en una terapia.

Es real que en nuestro país la tasa de mujeres emprendedoras es aún baja respecto a los hombres, pero Trinidad lo explica: "Histórica o culturalmente, es más natural pensar que un hombre sea emprendedor, pero no hay ninguna razón más allá de ello. Las mismas mujeres son las que se ponen excusas por inseguridades".Como emprendedora Endeavor, está en contacto con la realidad de otros países yasegura que la cantidad de argentinosque empieza un proyecto, es notable. "Cada argentino es un emprendedor nato. La inestabilidad de nuestra realidad obliga a ser creativo, audaces, a levantarse de un fracaso;todas condiciones necesarias para iniciar un proyecto. En este camino emprendedor, uno elije la inestabilidad porque a cambio recibe una gran satisfacción y un logro personal que no se cambia por nada. Es una forma de vivir".

EN 3 PREGUNTAS

  • ¿Qué te motivó a emprender?Fue por necesidad, y por algo de mi personalidad. Buscaba un desarrollo personal, quería probarme a mí misma que podía hacerlo sola.Cuando mi padre vendió la empresa, fue un baldazo de agua fría. No estaba buscando abrirme sola, y al principio me enojé. Pero después me sentí llevada a hacer algo por mi cuenta. Quería sentir que hacía algo propio, y ni loca quería tener a alguien arriba a quien no conocía.
  • ¿Qué consejo les darías a mujeres que estén iniciándose en el camino emprendedor?Pensar en grande. Es mucho menos arriesgado que pensar en chico. Proyectar a corto plazo es la receta del fracaso. Hay que estudiar bien el proyecto, hacer los deberes y tenerle confianza, pero si uno piensa en grande todo lo que se haga va a ser mucho más en serio.
  • ¿Qué es lo que más te gratifica de tu trabajo?Me encanta estar inventando cosas. No solo soluciones a problemas. Lo más divertido es estar con gente y compartir ideas con un equipo. Soy una persona sociabley me gusta enfrentar momentos de desafíos en grupo.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres