Contenido

Buscando buenas ideas en… ¿el teatro?

Además de emprendedor, el autor es actor y comparte algunas técnicas para desarrollar la creatividad. ¿Te animás a probarlas?
$.-
Una cualidad importante en el emprendedor es la creatividad. Hay que tener buenas ideas permanentemente. Para mejorar el producto que ofrecemos, para atraer clientes, para bajar los costos, para que el equipo con el que trabajamos esté motivado, para... En fin, para saltar los obstáculos que se nos ponen en el camino. Ideas creativas, todo el tiempo.

Pero no es tan fácil, ¿no? Tal vez pensemos que los publicistas o los escritores, por mencionar algunos ejemplos, deben ser personas "genéticamente" creativas, preparadas para encontrar la creatividad.

Pero ¿y el resto? Yo soy licenciado en Informática. No es particularmente una carrera asociada a la creatividad, más bien está asociada al análisis y a la elaboración de sistemas. Y, sin embargo, soy emprendedor desde hace varios años.

Mi actual empresa, WoowUp, que ya tiene algo de más de un año de vida, provee una herramienta para que cualquier pyme pueda crear su propio programa de fidelización en Facebook. Cualquier empresa puede ofrecer a sus fans acumular puntos para canjearlos luego por sus propios beneficios (sí, como el de las aerolíneas, donde sumamos millas al comprar pasajes). ¿Cómo hace un analista informático para "iluminarse" y encontrar la idea de crear y comercializar esta herramienta? ¿De dónde saco yo estas ideas entonces? ¿Dónde encuentro la creatividad que evidentemente tengo para ser emprendedor hace ya tanto tiempo?

En el arte. Yo encontré en el teatro mi fuente de creatividad generadora de ideas, que traigo a mi vida emprendedora. Si, también soy actor. Hace ya varios años que tomo talleres de actuación teatral.

El teatro da herramientas para encontrar y potenciar la creatividad. El ejercicio más conocido seguramente es de la improvisación donde, en grupo, hay que improvisar una situación teniendo algunos acuerdos(dónde estamos, quiénes somos, cuál es la relación entre los personajes). Es increíble como este ejercicio, que al principio asusta, despierta la creatividad. Y no solo por lo que uno haga en el ejercicio; ver y sorprenderte con lo que hacen tus compañeros también es un disparador de creatividad asombroso.

Otro ejercicio interesante se llama "El automático". Es muy sencillo. Simplemente hablá sin parar durante 2 minutos. Pero sin parar, no vale tomarse 1 segundo entre frase y frase para pensar que decir. Lo que va a ocurrir es que los primeros 10 o 20 segundos vas a decir algo coherente, y pasado ese lapso las palabas y frases van a salir de tu cabeza casi mágicamente, probablemente sin mucha coherencia entre una frase y otra, y si empezaste hablando sobre "A mi me gusta el dulce de leche porque..." puede que termines, sin saber por qué, hablando sobre "Tachos de luces que gritan socorro". Sí, el lado no controlado y creativo de tu cerebro termina dominando la situación.

El marco que propone un taller de teatro es especial para potenciar la creatividad. La gente va predispuesta. Y lo que se produce es inspirador. Rodearte y empaparte de esa atmósfera sin dudas que te va a hacer más creativo. Si se quiere, es un ámbito donde la creatividad se transmite por ósmosis.

Te invito a que tomes un taller de teatro, un taller de pintura, el taller de arte que más te guste y libere para que seas un mejor emprendedor.

¿Conocés estas técnicas? ¿Las pusiste en práctica? Contanos tu experiencia.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres