Contenido

05 de junio 2014

9 situaciones de aprendizaje en la pyme

No solo a través de un máster o curso formal es posible perfeccionarse como empresario pyme. También puede haber aprendizaje en situaciones cotidianas.
$.-
A continuación, algunas situaciones cotidianasPara perfeccionarte como directivo, aprovechá el bagaje de conocimientos, experiencias, emociones y actitudes de cada persona con la que te relacionás en el negocio. de las que un empresario pyme puede obtener aprendizajes para mejorar.
  • Pedido especial de un cliente. Un trabajo a medida, un cliente con necesidades especiales o un requerimiento no tradicional pueden sacarte de tu modelo de eficiencia, pero abrirte las puertas a nuevas ideas y percepciones de tu negocio.
  • Presentación a un préstamo, subsidio o premio. Preparar la documentación e incluso realizar inscripciones y formalizaciones (http://www.buenosnegocios.com/notas/540-como-presentarse-un-premio-empresarialr) para mostrar tu negocio ante ojos expertos es una oportunidad de mejora que no debés desaprovechar.
  • Reclamo de clientes. Un cliente disconforme que se expresa ofrece siempre una oportunidad para mejorar; aun si el reclamo no es fundamentado puede mostrar un problema en el trato, la atención o la propuesta de valor. Responder con confianza y aceptar responsabilidades es clave. Tené en cuenta también, que la mayoría de los clientes insatisfechos no se queja en forma directa, pero es probable que exprese su disconformidad boca a boca o en redes sociales.
  • Errores. ¿Calculaste mal el stock? ¿No tuviste en cuenta el pago de algún impuesto? ¿Entregaste el producto equivocado a un cliente? No desperdicies tu tiempo en enojos y frustraciones. Primero, ocupate de la solución y luego sacá lecciones para evitar los mismos errores en el futuro.
  • Presentación en ferias, seminarios o congresos. ¿Vas a mostrar tu emprendimiento entre colegas y expertos? La preparación de tu stand (http://www.buenosnegocios.com/notas/677-10-pasos-un-stand-efectivo), presentación o material de apoyo ofrece la posibilidad de salir de la operación cotidiana para pensar o repensar el negocio: ¿quiénes somos? ¿qué hacemos? ¿en qué nos diferenciamos de la competencia?
  • Contar el caso a la prensa. No dejes escapar la oportunidad de reflexión sobre el emprendedor, el negocio, el producto y el mercado que puede aparecer para responder a preguntas en medios de comunicación. Evitá respuestas automáticas y puramente "vendedoras".
  • Problemas con empleados. Ausencias, llegadas tarde, conflictos, discusiones, seguridad... el personal de la empresa es una fuente infinita de situaciones problemáticas nuevas para el emprendedor, y así de aprendizajes sobre personas trabajando en equipo (http://www.buenosnegocios.com/notas/214-trabajo-equipo-5-claves).
  • Reuniones con proveedores, competidores o expertos. Si tenés la oportunidad de conversar con gente que hace mucho está en la industria, aprovechá para nutrirte de sus experiencias y conocimientos. Valorá, sobre todo, las perspectivas diferentes que puede darles una formación en otras disciplinas o pertenecer a otra generación.
  • Llegadas y partidas de personal. En una organización pequeña cada persona cuenta. Aprovechá el bagaje de conocimientos, experiencias, emociones y actitudes de cada empleado para perfeccionarte como directivo. Y si deben partir, asegurate de aprender de lo qué sucedió y a evitar los errores más comunes en la selección de tu próximo personal.

Claro, que para que realmente se conviertan en situaciones de aprendizaje es necesario que tengas una actitud abierta y estés dispuesto a escuchar, reflexionar y cambiar si hace falta.

¿Qué aprendiste recientemente en tu negocio?


Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
maria clara · Hace 28 meses

muy bueno