Contenido

Cómo ser un buen jefe de uno mismo

Muchos se vuelcan al emprendimiento propio huyendo de los jefes tradicionales. Pero ser el jefe de uno mismo no es sencillo. Cómo organizar tu trabajo cuando nadie te presiona (ni te paga un sueldo a fin de mes).
$.-
Las malas experiencias con los superiores Sé tu propio jefe. La autodirección del emprendedor es esencial para que los buenos negocios se concreten.suelen empujar al emprendedor a seguir su propio camino. Sin embargo, el trabajo independiente también implica una relación de “jefe-subordinado”, y el problema es que probablemente vos ocupes ambos roles.

No se trata de desarrollar una doble personalidad, pero sí de entender que la dirección –en este caso la “autodirección”—es esencial para que los buenos negocios se concreten. En todo proyecto se necesita un líder que marque el rumbo, tome las grandes decisiones, se asegure de que se implementen y controle luego los resultados.

Algunas claves para convertirte en un buen jefe de vos mismo:
  • Fijate objetivos. Para que las tareas se cumplan es clave establecer desafíos concretos con plazos específicos. Por ejemplo, “Terminar el plan de negocios para el 1 de septiembre” o “producir 20 unidades de muestra antes del lanzamiento”.
  • Establecé rutinas laborales. Al trabajar solo y sin jefes se corre el riesgo de desorganizarse. Si bien es bueno poder improvisar y administrar tus tiempos libremente, fijar ciertas rutinas te ayudará a saber qué hacer y ser más eficiente. Comprometete a tareas regulares como actualizar la vidriera todos los viernes, revisar pagos a proveedores los lunes o contestar mensajes de clientes todos los días antes del almuerzo.
  • Trabajá sobre tu motivación. Mantener las ganas de trabajar al máximo no es fácil, aun en tu propio negocio. Buscá formas de ponerte incentivos: premiate si conseguís un nuevo cliente, tomate descansos extra si cumplís las metas, llevá un registro de tus logros.
  • Decidí qué tareas vas a encargar a otros. Aun en un emprendimiento unipersonal se necesita la ayuda de terceros para cumplir con tareas específicas o fuera de tu capacitación, o simplemente para que tengas más tiempo para concentrar en tu actividad central. Creá tu equipo, con personas en quien puedas confiar. Pueden ser empleados, proveedores o colaboradores temporales.
  • Creá un lugar de trabajo agradable y que impulse tu productividad. Asegurate de que el espacio en el que pasas gran parte del día no juegue en tu contra y cumpla con los requisitos mínimos para que la pases bien. Identificá las cosas que te ayudan a trabajar mejor e incorporalas a tu lugar: tecnología, fotos, libros, velas, etc.
  • Hacé autoevaluaciones y buscá formas de mejorar. Como mínimo una vez al año, tomate un tiempo para pensar, dejando de lado la rutina y los problemas. Quedate en tu casa o buscá un lugar tranquilo para repasar lo que hiciste e identificar lo que podrías hacer mejor. No tener un jefe por encima del hombro puede llevarte a bajar tu rendimiento y caer en vicios laborales. ¡Esforzate por sacar lo mejor de vos!



Compartí

14

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

3 comentarios
Gustavo Dario Sosa Silva · Hace 49 meses

yo tengo un capital muy pequeño pero me gustaria tener mi propio negocio.. q me recomendarian para poder empezar? quisiera una respuesta.GRACIAS

Paula Messina · Hace 49 meses

Lo mas dificil cuando una trabaja x si misma es automotivarse. Lo mejor de trabajar para una misma es no tener que bancarse a un jefe despota o insufrible. Pero tambien tiene sus contras, creo que lo que dicen en esta nota es valido, a quien no le gusta premiarse x un logro ? Muy buena nota.

Muy Bueno, me sirve de mucho, muchas gracias!!!!!!!!