Contenido

“Para un emprendedor no existe el fracaso. Todo suma, de todo se aprende”

Patricia Fraccione, creadora y principal motor de Cheeky y Como quieres que te quiera, cuenta su experiencia como emprendedora. Cómo descubrió un nicho de mercado poco explotado.
$.-
Patricia Fraccione, ex modelo y empresaria, vio una oportunidad y decidió ir tras ella. No tuvo miedo, pero sí muchos desafíos que fue sobrellevando. Aquel sueño, que se inició en un garaje, es hoy una de las empresas más exitosas del mercado indumentario argentino. Su crecimiento se dio de forma muy rápida. En solo 18 años alcanzó una producción de más de 10 millones de prendas por año. En total, emplea a 1100 personas y, en 2011, sus ventas netas rondaron los 50 millones de pesos. Gracias a su empuje y trabajo, Cheeky es, hoy, un caso de éxito.

¿Qué te motivó a emprender y cómo surgió la idea de crear Cheeky?

Principalmente, las ganas de ser independiente, de estar ocupada, y de generar mis propios ingresos.
En el momento en que nació la idea de hacer ropa para niños, yo ya tenía tres de mis chicos y percibí una falta muy importante de variedad en el mercado. Eso me llevó, junto con mi hermano, a fantasear con una marca nueva, divertida y diferente a lo que se veía hasta ese entonces.  

¿Cómo se consolidó "la idea" y pasó a ser un proyecto concreto?

¡Se dio! Fue, simplemente, una mezcla de GANAS, CONFIANZA Y AUDACIA.

¿Tenías experiencia en el rubro?

Tenía la experiencia por haber trabajado como modelo, justamente del lado contrario al que tomaría con este emprendimiento. Pero siempre me gustó el arte de combinar colores, dibujar y diseñar.

¿De dónde provino la inversión inicial?

Fue realmente muy pequeña porque diseñé una colección de 20 prendas: 10 de niña y 10 de varón.

¿Cómo recordás los primeros momentos de Cheeky?

Empezamos cortando las primeras prendas en el garaje de nuestra casa. Mi hermano hizo un curso de cortador y teníamos rollos de tela, guata, avíos... todo en el garaje. Y, como se imaginaran, era la delicia de mis hijos. Se la pasaban saltando entre los rollos de tela y jugando con los botones.

¿Y la primera colección?

Con muchísimo cariño. Todavía tengo algunas de las prendas guardadas. Una amiga (de esas que hay pocas) venia a casa a ayudarme a coser los botones de los vestiditos para que no nos atrasáramos en la entrega.

¿Qué significó la apertura del primer local?

El primer local se abrió en Alto Palermo y ese fue el origen de un crecimiento inmediato y acelerado de la marca. Era una propuesta moderna, divertida y con un colorido inusual en ese momento en la ropa de niños. Eso gustó mucho no solo en Buenos Aires, sino también en todo el interior, donde también crecimos muy rápidamente.

Cuando arrancaste, ¿te imaginabas este éxito?

No me lo imaginaba, ni lo pretendía. Sólo quería hacer lo que me gustaba y, por supuesto, hacerlo de la mejor manera posible.

¿En algún momento pensaste en abandonar el barco?

No, nunca me arrepentí, ni sentí miedo. Tenía plena confianza en el emprendimiento.

¿Cómo es estar al frente Cheeky y Como quieres que te quiera?

Increíblemente lindo y excitante. Te exige crecimiento e información constante. Es un desafío diario, que te da vida y no te permite estancarte en ningún momento.
Hoy en día aprendí a delegar- que no es fácil- en el equipo gerencial que es espectacular. Esto me da la libertad de ver las cosas desde una distancia suficiente como para vislumbrar los movimientos desde otro lugar y poder adelantarme, en cierta manera, a los hechos.

Si volvieras para atrás, ¿harías las cosas de otra manera?

Para nada, haría exactamente lo mismo. Fue muy lindo todo el proceso de aprendizaje y crecimiento. Con los aciertos y errores que nos permitieron llegar al lugar en  donde estamos.

¿Cómo equilibras la vida profesional y personal?

Mis hijos eran muy chicos cuando arrancamos el proyecto, y los dos últimos nacieron una vez que ya estaba todo en marcha,  así que fuimos creciendo todos al mismo ritmo.
Al principio, cuando los chicos eran chiquitos fue muy duro: colegio, reuniones, compras, cumpleaños, proveedores... ¡todo mezclado, al mismo tiempo y a la misma hora! A medida que los chicos fueron creciendo, y la empresa profesionalizándose, las exigencias fueron menores ¡y el disfrute del trabajo fue total!

¿Qué consejo le darías a alguien que decide emprender?

En primer lugar, que esté convencido de su emprendimiento. En segundo lugar, que no tenga miedo a equivocarse: de los errores se aprende. Para un emprendedor no existe el fracaso. Todo suma, de todo se aprende. Y, en tercer lugar, que no se ponga metas muy próximas, ni muy exigentes para no generar ansiedad ni desilusión prematura. Que se informe mucho para comenzar con las posibilidades mínimas de error. En el caso de necesitar un socio, que se aseguren de ser complementarios para evitar choques y cruces de poder, y abarcar todos los aspectos posibles para un crecimiento sano.

¿Compartirías con nosotros un lindo recuerdo?

La primera venta a un cliente de Salta. ¡¡¡Fue la primera vez que alguien vio el muestrario e hizo un pedido de 200 prendas!!! Fue una emoción irrepetible. Me acuerdo y vuelvo a ponerme tan contenta como ese día. Para mí fue la reafirmación de que no estaba equivocada en el proyecto.

Y un momento de frustración...
Hubo muchos momentos difíciles a lo largo de estos años pero ninguno de ellos los tomé como frustrantes; al contrario, sirvieron para recapacitar, poner las cosas en orden, tratar de no volver a equivocarse, y seguir avanzando. De eso se trata la vida...

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

7 comentarios
Margarita Bermudez Nadal · Hace 48 meses

Te felicito por haberte lanzado sin miedo a materializar tu proyecto ,por tu gran empuje y perseverancia ,ygracias por comentarlo

Fernando Masini · Hace 48 meses

Me gustaría tener la opinión de gente con experiencia, para lograr desarrollar el negocio de factorcreativo, y alcanzar ese ansiado estado de madurez

Luz Armando · Hace 48 meses

Hola, Fernando: ¿Tenés en mente alguien al que te gustaría que entrevistáramos? Tomo tu idea para las próximas entrevistas. Voy a buscar algún emprender experto, consolidado que pueda hablarnos de estas inquietudes. Muchas gracias,

Luz Armando · Hace 49 meses

Ella estuvo casada con Daniel Awada, pero no creo que eso le quite mérito. Tuvo la idea, la desarrolló y la sacó adelante.

Fernando Masini · Hace 48 meses

Por supuesto que todas las ideas, transformadas en proyectos, y trabajadas con esmero tienen mérito !!

gabriela marino · Hace 49 meses

Todo bien con la nota esta buena pero la marca cheeky no es de la familia awada de que esfuerzo de emprendedor hablan ? de que sacrificio ?

Federico Carrera · Hace 49 meses

Muy buena nota! Hacer lo que le gustaba y de la mejor manera posible es la clave.