Ideas reales

Raff intimates: "Los clientes se enamoran de historias"

Raff intimates: Los clientes se enamoran de historias
Camila Mamrutt es el alma mater de Raff Intimates, una marca de lencería que conquista a las mujeres. En primera persona, cuenta su camino como emprendedora y lo que aprendió en estos años al frente de su negocio.
$.-

Raff intimates nace en 2016, luego de estar trabajando cuatro años en el negocio familiar de lencería de mi familia. Desde hace 50 años, mi padre lidera el mercado de bombachas y corpiños de la ciudad de Avellaneda, en donde me crié, jugué y donde mis tías y hermanos trabajaron siempre.

Desde chica siempre me gustó emprender; recuerdo vender collares de mostacillas en mi barrio, atender comercios familiares, o siempre jugar a que tenía locales. Estudié Diseño Gráfico, hice cursos de fotografía y seminarios de arte visual, pero nunca pude vivir de eso.Es muy difícil llevar a cabo un proyecto sin pasión, deseos y sueños.

Atendiendo en el local de papá, como diseñadora gráfica inquieta y ansiosa, sentí la necesidad de traer al mercado un producto de diseño lencero que fuera competitivo y se destacara por su calidad e innovación. Después de muchos fracasos como diseñadora o fotógrafa freelance, me lancé a comprar los primeros metros de tela en Once, sin siquiera haber pisado un taller de confección en mi vida.

Creo que, como todo, Raff Intimates comenzó como un juego. Si tengo que pensar en cómo arranqué, puedo decir que jamás imaginé que iba a terminar en lo que es hoy. Día a día, fui aprendiendo, amándolo y soñándolo, y comencé a darle forma a este proyecto que crecía.

Decidí emprender sola, porque sentía que con mis hermanos nos iba a unir de por vida el negocio familiar y, en muchas cuestiones, la cotidianidad nos perjudicaba (como a casi todas las familias que trabajan juntas). Mirando para atrás, fue la mejor decisión que tomé porque, de a poco, cada uno fue tomando su lugar en el negocio familiar y, tiempo después, mi hermana se sumó a nuestro equipo de trabajo.

Transmitir una historia que enamora

Nuestro principal canal de comunicación es Instagram y Facebook, que nos abrieron las puertas a todo el país. Como primer objetivo, al tener poco presupuesto, mi idea fue crear un negocio online que implicaba menos costos que un local. Después de dos años y medio, tenemos 250 clientes por mayor en toda la Argentina y dos locales en Buenos Aires: uno en Avellaneda y otro en Recoleta.

Raff tiene 53 mil seguidores en Instagram (¡me acuerdo el primer sorteo que hicimos para llegar a los 1000!) y 20 mil en Facebook.

Hoy, Raff no solo es elegida por sus tipos de prendas, precio, calidad, sino también porque la gente se enamoró de nuestra historia, de nuestro crecimiento, de nuestra forma de comunicar y llegar a toda nuestra comunidad de mujeres. Ellas nos vieron nacer en esos showrooms prestados por amigas, en ferias, en mi auto cuando entregaba pedidos o cuando abrimos nuestra primera sucursal.

Actualmente, los consumidores no solo quieren comprar, sino que quieren que cuentes tu historia, conocer quién está detrás de ese teléfono, de esa pantalla. Quieren enamorarse del producto y de la marca, y eso logramos con Raff. Si sos mujer, sabés que dudas mucho todas las mañanas sobre qué ponerte…pero ya amanecés con un Raff.

Asumir el liderazgo

En cuanto a mi liderazgo, después de mucho tiempo de negarlo, hoy lo asumo y me siento orgullosa. Soy feliz encabezando un grupo de trabajo hermoso, trasmito alegría, seguridad, tranquilidad al equipo y, lo más importante, a ser compañeros y solidarios con el otro. No somos un grupo, somos un equipo. Necesitamos todos de todos para seguir creciendo. Día a día trabajamos por eso, y tenemos un coach que nos ayuda a mejorar en nuestras debilidades.

Si tuviera que dar un consejo a otros emprendedores, es que amen lo que vayan a emprender. Es muy difícil llevar a cabo un proyecto sin pasión, deseos y sueños. Amo inspirar y ayudar. A mí me inspiran las mujeres auténticas, las tendencias, la música divertida, los colores, las texturas, las telas. Me gusta imaginar en mi cabeza nuevas prendas, que las vean, que respondan con emoticones de alegría y aceptación y que amen mi marca, que se sientan felices y libres al verse en el espejo en ropa interior.

Mi sueño, a futuro, es seguir desarrollando mi marca personal como emprendedora y llevar a Raff fuera del país, escalando en lo alto de la lencería de diseño y dando trabajo a muchísimas más mujeres en todo el país que día a día viven de revender Raff intimates.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres