Fidelizar clientes

4 claves para crear una buena experiencia de consumo

4 claves para crear una buena experiencia de consumo
Los clientes son el principal activo de toda empresa. ¿Cómo crear una experiencia que los enamore y haga que nos sigan eligiendo?
$.-

Para las marcas, la efectividad en la venta de un producto ya no está más en el artículo o servicio en sí, sino en la emoción que este genera en el cliente. Cuando se trata de vender, las compañías deberán resaltar la satisfacción del consumidor quien, lejos de ser un número, se convierte en uno de los activos más valiosos para su negocio. En esta línea, debemos generar una experiencia de consumo con una mirada integral que enamore a nuestro cliente y transmita la visión, misión y estilo de vida de nuestra marca.La gente no compra lo que vendés, compra por qué lo vendés.

Para poder lograrlo, hace falta:

  • Conocer al cliente: saber cuáles son sus necesidades, qué le interesa y qué le desagrada y cómo reacciona frente a nuestro producto. Para ello hay que acercarse al comprador y hablarle para ponerse en su lugar. Una buena estrategia para este concepto es evaluar la satisfacción del consumidor a través de encuestas y tener un buen departamento de Atención al Cliente que resuelva inquietudes. Los datos obtenidos servirán como fuente de aprendizaje para el futuro.
  • Diseñar una estrategia de comunicación inteligente: la experiencia de consumo es buena en cuanto el delivery del servicio -la promesa- está alineada con el propósito de la compañía. Esta comunicación se puede construir en la plataforma digital, con el equipo de ventas en los puntos de venta, y fundamentalmente, con el producto en sí mismo. Puede parecer una estrategia muy sofisticada, pero es realmente todo lo contrario: debe ser fluido y convertirse en sentido común.
  • Obsesionarse con una organización que conoce y comparte el propósito de la compañía: el equipo de trabajo es el alma y razón de ser de la empresa. Ellos deben identificarse con el propósito original y funcionan como puente entre nuestro producto o servicio y el cliente a quien queremos llegar. Es importante capacitarlos y darles las herramientas necesarias para que logren sus objetivos satisfactoriamente.
  • Destacar los detalles: contemplar hasta el último detalle será lo que nos diferencie de nuestra competencia. Desde el momento del ingreso a un local, el ambiente generado, el diálogo con el empleado, el diseño del producto, la variedad de medios de pago y otros descuentos. Los mejores resultados son aquellos que hagan comprar con el corazón y no con la billetera.

En resumen, la gente no compra lo que vendés, compra por qué lo vendés. Cada una de las partes que intervienen en el proceso de consumo serán claves para que el cliente vuelva a elegirnos.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres