Tus ventas

4 falsas creencias en marketing digital

4 falsas creencias en marketing digital
No todo los supuestos acerca del marketing digital aplican a las pymes. Cuatro casos para desmitificar y llevar adelante acciones que resulten efectivas.
$.-

Las pymes necesitan hoy más que nunca del marketing digital para conseguir nuevos clientes y mantener a los actuales. Sin embargo, no todos los supuestos acerca del marketing digital para una pyme son ciertos e incluso muchos de ellos, además de falsos, pueden ser perjudiciales para tu empresa.No todos los supuestos del marketing digital son ciertos para una pyme.

Veamos aquí algunos ejemplos:

1."Un sitio web atractivo es un sitio web efectivo"

La idea base para esta afirmación es que solamente un sitio web con un diseño atractivo puede ayudar a vender efectivamente un producto o un servicio. Esto es falso.

Como me decía el dueño de una fábrica local de herrajes y grifería días pasados: “Nuestra página web es hermosa, pero a la hora de mirar al sitio con los ojos de un profesional que busca hacer negocios y ganar dinero, esta recibe menos de 15 visitas por mes. Un valor casi imperceptible para una empresa que oferta alrededor de 500 productos diferentes en su sitio.

Otro cliente, que brinda servicios para todo Latinoamérica, vio caer sus visitas mensuales al sitio en un 71%. Y esto sucedió de un día para otro. ¿La razón de la caída? Google los castigó por no haber gestionado “naturalmente” sus contenidos. Te lo explico mejor con un ejemplo: Si uno tiene un texto de 100 palabras y en su redacción emplea 15 veces la palabra publicidad, no sólo Google, pero cualquier lector se dará cuenta que lo que se persigue es resaltar dicha palabra, y no escribir algo valioso para el lector. Por eso Google lo penalizó.

2. "Sé lo que buscan mis clientes en la web."

La idea base es “conozco con seguridad lo que la gente busca cuando googlea acerca de un producto o servicio que comercializo”. Esto también es falso.

Los clientes tienden a llamar a los productos y servicios con nombres o frases que no necesariamente son las que uno emplea cuando se refiere a ellos en la fábrica o en una charla de ventas. Más aún, las palabras que usa un gerente de Compras para solicitar presupuestos de un cierto producto, pueden ser diferentes a la que emplearía el especialista técnico de la empresa.

Cuando un cliente googlea un producto o servicio, emplea los términos que le son familiares y no necesariamente el nombre formal que tu marca le asigna.

Para saber qué palabras o frases googlea un visitante se debe empezar por entrevistarlos personalmente y no dar nada por sentado.

Además, hay que hacer un estudio de auditoría de palabras clave para entender con detalle qué busca el visitante y, de este modo, desarrollar contenidos en el sitio web o publicidades en Google y Facebook que incluyan los términos que en verdad buscan los clientes actuales y potenciales de la marca.

Por ejemplo, supongamos que una empresa líder a escala global en la fabricación de generadores eléctricos se radica en la Argentina para comercializar sus productos. Para ello, monta un sitio web local e incluye en los contenidos de las páginas palabras tales como generadores eléctricos, generadores, generadores diésel, etc. La empresa elije estas palabras porque son la traducción directa al español de las voces inglesas que muestran mayor número de búsquedas en los EE. UU. y el Reino Unido. Al cabo de un tiempo, los resultados en la Argentina son pobres en visitas al sitio y, mucho más, en ventas. La empresa entonces decide hacer una auditoría de palabras clave y entrevistar también a sus clientes descubriendo que, en la Argentina, la palabra más buscada en relación con este producto es grupo electrógeno.

3. "Nadie lee ya los blogs"

Una gran cantidad de dueños y directores de empresa que conozco se aferran aún a la falsa creencia de que, si ellos no revisan blogs cada mañana, entonces con seguridad nadie debe hacerlo. Falso.

La parte débil de este pensamiento es que las personas no andan leyendo frecuentemente blogs, sino que el contenido de los blogs aparece como respuesta cuando un potencial cliente googlea buscando una solución a su problema.

Usar blogs facilita la tarea de agregar contenido nuevo al sitio, crear enlaces de forma más natural y, por lo general, su construcción está más orientada a ayudar a los visitantes y menos orientada a vender, lo que los hace más creíbles y suma valor a tu marca.

Todo lo anterior me lleva a recomendarte enfáticamente incorporar un blog a tu negocio que se actualice con información relevante y en forma frecuente.

Es bueno también que sepas que tus notas para el blog deben ser valiosas para el lector. Su extensión deberá rondar entre las 1.000 y 2.000 palabras, y la redacción se ajustará y enfocará en las palabras claves que en verdad busca el visitante. Así lograrás una mejor valoración de tu sitio por los motores de búsqueda como Google y Bing.

4. "El tráfico es la clave"

El sustento de esta idea es que, cuanto más visitantes tengo en mi sitio web, aumenta la oportunidad de vender. Resulta falso también.

Claro que lo primero que llama la atención sobre el desempeño de un sitio web es el número de visitas que recibe. Ahora bien, si los visitantes se aburren, se confunden y se van de nada habrá servido atraerlos. Por eso, además de atraer visitantes al sitio, hay que trabajar para convertir una parte de esos visitantes en clientes.

Es importante, entonces, evaluar cada elemento del sitio web que lleve al visitante a la acción de compra. Revisar el recorrido del cliente en el sitio -con herramientas de Google, por ejemplo- y descubrir cómo diseñar este recorrido para hacerlo más atractivo y persuasivo.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres