Ser tu propio jefe

9 diferencias entre ser emprendedor y empleado

9 diferencias entre ser emprendedor y empleado
¿En qué se diferencia el trabajo en relación de dependencia del trabajo para uno mismo? Leo Piccioli, autor del libro "Soy solo", comparte en su blog sus reflexiones ante la situación de ser ahora un emprendedor habiendo sido durante años el gerente general de una compañía exitosa. Un fragmento de sus conclusiones.
$.-

  • Primera ¿diferencia?:el empleado, por representar a la empresa, pierde parte de su identidad.
  • Segunda ¿diferencia?: el emprendedor no tiene nada garantizado, suele ser más cuidadoso con su tiempo.
  • Tercera ¿diferencia?: el emprendedor necesita sentirse más seguro de sí mismo, porque no va a tener un jefe ni una aerolínea que le dé una palmada en la espalda.
  • Cuarta ¿diferencia?: el empleado tiene uno o dos jefes. El emprendedor, depende del punto de vista: puede tener uno, pero es el peor de todos (sí mismo) o docenas. O miles. O millones. En las corporaciones, a veces, los jefes sirven para darnos una palmada en la espalda pero, otras, sobre todo cuando hay más de uno que quieren cosas diferentes, para ponernos en la disyuntiva de tener que elegir en cada decisión a quién seguir. Me dije a mí mismo: “¡Qué suerte que no me pasa eso!”. Y allí recordé las instrucciones claras de mi cliente del día: “Venimos un poco atrasados, tenés que terminar en 40 minutos”. Emprendedor y empleado, ninguno de los dos es bueno o malo. Entendamos qué nos atrae de uno y de otro y mejoremos constantemente.
  • Quinta ¿diferencia?: el emprendedor decide totalmente cómo “alocar” sus dos factores más importantes: su tiempo y su dinero (que en definitiva es tiempo del pasado). El empleado tiene restricciones, un menú y políticas. Ambos usan la palabra “alocar”, anglicismo empresarial que significa “distribuir recursos con un propósito”.
  • Sexta ¿diferencia?: las empresas, al tener diferentes decisores para diferentes temas, casi siempre cambian más lento que los emprendedores. Y esto suele ser su propia sentencia de muerte.
  • Séptima ¿diferencia?: la actitud emprendedora te lleva a relacionar todo lo que pasa con tu emprendimiento, porque querés ganar siempre. Esa pasión se puede elegir y construir.
  • Octava ¿diferencia?:el emprendedor es consciente de que elige en qué lugar trabajar. El empleado también lo elige, pero no lo sabe.
  • Novena ¿diferencia?:el emprendedor debería ser consciente de que elige qué hacer en cada momento. El empleado, también.

Emprendedor y empleado, ninguno de los dos es bueno o malo. Entendamos qué nos atrae de uno y de otro y mejoremos constantemente. No mires el pasto del vecino sin antes regar el tuyo, una y otra vez. Siempre mejorando.

Podés leer la nota completa acá.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres