Finanzas

Emprendé sin perder el control de tus finanzas personales

Emprendé sin perder el control de tus finanzas personales

Muchos llegan al negocio propio con la fantasía de convertirse rápidamente en millonarios. Pero no es el caso para la mayoría de los emprendedores. Cómo encarar mejor las finanzas personales mientras estás al frente de tu empresa.

$.-

Es cierto que “nadie se hace rico trabajando para otros”; pero tampoco trabajar por cuenta propia garantiza riqueza; en muchos casos, ni siquiera la subsistencia. El manejo del dinero personal, que es vital para cualquiera, cobra mayor importancia cuando se es parte de una pyme o emprendimiento.

Un repaso de los principales conceptos de finanzas personales que tenés que considerar especialmente si sos emprendedor:

  • Tu punto de partida te condiciona. Algunos llegan al negocio propio con amplios fondos personales y familiares, mientras que otros llegan solo con su talento, su entusiasmo y buenas ideas. De todas formas, es cierto que hay emprendedores que arrancan sin nada, y llegan bien lejos, mientras que otros con enormes inversiones igual no encuentran el éxito. Sin embargo, las finanzas iniciales impactan no solo en cuánto dinero personal podés invertir en el negocio sino en el nivel de riesgo que podés asumir y el respaldo que tenés en caso de necesidades o fracaso, sobre todo en el contexto argentino en el que la mayoría de los negocios arrancan con dinero propio o de familiares y amigos.
  • Para emprendedores es aún más difícil tener un diagnóstico certero de las finanzas personales. Con un poco de orden, un trabajador en relación de dependencia puede tener en claro cuánto genera y cuánto gasta, cuánto aporta para su retiro y cuánto le retienen mensualmente para obra social y otros beneficios. Para un trabajador independiente o dueño de negocio, en cambio, las cuentas no son tan sencillas. Es fácil perder el control con tantas cosas alrededor: dinero inmovilizado en activos del negocio o capital de trabajo, ingresos del emprendedor irregulares, deudas y compromisos del negocio, dinero de socios e inversores, y hasta grandes sumas que circulan aun cuando el negocio no es rentable. Es vital hacer evaluaciones periódicas para saber cuánto dinero personal tenés realmente, y cuánto de eso puede estar disponible en caso de necesidad. Un contador puede asesorarte si tenés dudas.El manejo del dinero personal cobra mayor importancia cuando se es parte de una pyme o emprendimiento.
  • Cuentas separadas (y ordenadas) reducen los riesgos. Por un lado, se trata de separar las cuentas del negocio de las de su dueño, que tienden a mezclarse en el día a día. Esto implica no solamente llevar el registro de forma independiente sino asegurarse de que formalmente el negocio esté constituido como una entidad separada de sus dueños. Por el otro, si hay más de un socio o se trata de una empresa familiar, hay que ser ordenados para reflejar la realidad. Es habitual, por ejemplo, que algunos bienes de uso comercial se pongan a nombre de personas de la familia, o que los familiares usen un auto de la empresa o hagan gastos a nombre del negocio. Mientras todo fluye, tal vez no pasa nada. Pero ante algún momento crítico personal (ej. divorcio) o del negocio (ej. juicio laboral), el desorden se puede pagar caro.
  • Alinear expectativas y realidad; valorar otros beneficios. Algunos buscan en el negocio propio la forma de ganar mucho dinero; otros se enfocan en crear un empleo que les guste y les dé libertad. Unos buscan revolucionar el mundo, mientras que otros miden el reconocimiento solo en resultados económicos. Trabajar en familia, tener horarios flexibles o tomar tus propias decisiones son algunos de los beneficios adicionales del trabajo por cuenta propia. Tener en claro qué buscas al emprender y qué querés recibir a cambio, poniendo todo en la balanza, te ayudará a disfrutar tu camino emprendedor.
  • El esfuerzo extra de las mujeres emprendedoras. Las mujeres que deciden volcarse al negocio propio suelen enfrentar barreras adicionales, además de los desafíos típicos de todo emprendedor. El acceso a la educación financiera y al manejo del dinero personal son algunos de los desafíos más recientes en el camino de la equidad de género.
  • ¡Puede fallar! Todo el que emprende espera que le vaya bien. Sin embargo, no es la realidad para muchos, por lo que no solo hay que estar preparado mentalmente para superar el fracaso, sino que también hay que organizar las cuentas para poder salir adelante en caso de necesidad. La recomendación general, para emprendedores y no emprendedores, es mantener un fondo de reserva de fácil disponibilidad, con dinero para sobrevivir al menos seis meses sin ingresos. Te permitirá reorganizarte y volver a intentarlo, o conseguir un empleo mientras tanto.
  • Administrar un patrimonio creciente es también un desafío. Un tip adicional si tenés la suerte (y la habilidad) de estar entre los que a través del negocio propio llegan a la riqueza, es aprender a manejar tu patrimonio y gestionarlo de manera de maximizar el crecimiento de tu negocio y tu desarrollo personal.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres