Inspiración

Lecciones para pymes de un samurái

Lecciones para pymes de un samurái
El chef japonés Takehiro Ohno compartió en el Encuentro Buenos Negocios La Plata su camino emprendedor y dejó enseñanzas, basadas en los valores de la cultura samurái, para gestionar un negocio pyme.
$.-

Takehiro Ohno le puso el broche de oro al Encuentro Buenos Negocios La Plata 2018. Después de una jornada dedicada a capacitarse, conectarse y consultar dudas con especialistas, los más de 600 dueños de pymes y emprendedores que participaron del evento se deleitaron con la historia del chef japonés que se enamoró de la Argentina hace 21 años.

Antes de arrancar, con la sonrisa que lo distingue, aclaró que él no es sushiman, sino que su especialidad es la cocina vasco-española. Descendiente de samuráis, el camino de Ohno no estuvo exento de “lágrimas y sudor”, pero eso no le impidió seguir avanzando hasta alcanzar -aunque para él siempre se puede dar un paso más- un lugar destacado en el mundo de la gastronomía. Hoy es el chef ejecutivo de Tea Connection y Green Eat, donde tiene a cargo a más de 300 cocineros. Además, tiene su propia Tienda Ohno en el mercado de Belgrano, un programa en el canal Gourmet y da clases de cocina por todo el mundo.No hay que esperar, hay que actuar.

A pesar de haber dejado su Japón natal hace 26 años, los valores que le inculcó su familia aún lo guían en su vida y en su trabajo: “Respeto, humildad y honor”. ¿Qué dejó de enseñanza para las pymes y los emprendedores? Aquí te dejamos un repaso:

  • Propósito claro. Desde pequeño, Ohno quería ser chef y vestirse con la chaqueta blanca. Con esa meta definida, todas sus decisiones de vida apuntaron en esa dirección. Primero estudió Nutrición química y luego entró en la escuela de cocina, donde eligió un maestro para que lo formara.
  • Nada se conquista sin esfuerzo. Un día, su maestro le dijo que no tenía el talento suficiente para trabajar en una cocina. Más allá de la sorpresa inicial, esto no lo desalentó. “¿Cómo hago para competir con los talentosos? Tengo que esforzarme el doble”, se dijo.
  • Siempre para delante. “Un samurái nunca mira hacia atrás. La vida siempre es para delante, con aprendizaje, crecimiento, lágrimas y sudor. Despacito, de un paso a la vez, las cosas se dan”.
  • Cultura de sacrificio. “La educación japonesa ya enseña que la vida es difícil. Si la cosa viene fácil, es peligroso. Es una buena escuela. Todos mis maestros me educaron con esa filosofía”.
  • Servicio, servicio, servicio. “En un restaurante, el secreto no es solo servir una buena comida, si no dar alegría, ofrecer una sonrisa al cliente”.
  • Reglas de oro. El restaurante que abrió en Las Cañitas cerró a los cuatro meses. “Yo sabía cocinar, no de negocios”. Después de ese fracaso, Ohno volvió a Japón y le pidió a su padre que lo formara para gestionar un negocio. Él le dio esta receta:
  1. Ver todos los días qué se puede mejorar.
  2. Corregir y continuar.
  3. Cumplir la proyección establecida y ser creativo para lograrlo.
  4. No esperar: ir y hacer. “Hay que hacer, actuar”.
  5. Si no vende, no sirve.
  • Motivar. “La receta es lo más fácil, lo difícil es saber cómo manejar un equipo. Los jefes tenemos que cambiar el trato, generar confianza y un ambiente sano de trabajo donde nuestros colaboradores no sientan miedo”.
  • Aprender de los errores. “No hay que echar culpas cuando algo sale mal. Eso está prohibido. Por el contrario, hay que preguntarse en qué falló uno como maestro, ¿cómo le puedo enseñar mejor? Un samurái nunca critica a otro. Se critica a sí mismo, para mejorar, para aprender”.
  • Las 5 “s”. “En Japón, nos enseñan desde chiquitos estos principios: limpieza, comodidad, orden, ambiente sano, disciplina para continuar mejorando”.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Claudia Mengochea
Claudia Mengochea·Hace 26 días

Buenas dias, como se puede hacer para ver los video del encuentro buenos negocios en La Plata? muchas gracias