Aspectos legales

Código de compliance: ABC para pymes

Código de compliance: ABC para pymes
A la hora de contratar proveedores, cada vez más empresas exigen contar con un código de ética y transparencia. Si tu pyme todavía no desarrolló uno, te contamos en qué consiste y cuáles son sus beneficios.
$.-

Actualmente, el mundo de los negocios cambia en forma vertiginosa y muchas son las exigencias que recaen sobre las empresas en general, y las pymes en particular. Es de vital importancia poder jerarquizar dichas exigencias, y establecer prioridades. La adaptación al entorno digital es un auténtico deber y desafío para todo negocio, pero últimamente también ha cobrado relevancia el contar con una política cierta de sustentabilidad y un código de ética y transparencia del negocio que guíe, oriente e integre el actuar de toda la empresa, su misión y valores; este es un elemento cada día mas valorado el entorno empresarial.

¿Qué es un código de ética y compliance?

Un código de ética y compliance es un sistema programado de cumplimiento de valores éticos y legales a los que debe adecuarse la actividad de la empresa en forma integral. Se trata de programas que se enfocan en fomentar una ética de negocios, a través de diferentes mecanismos creados para promover la integridad de sus valores, la supervisión y control de su cumplimiento.

Contar con un Código de Ética y Compliance es una garantía de transparencia y seriedad del negocio para terceros, y forma parte de la imagen que la empresa proyecta hacia clientes, inversores, socios y proveedores.

¿Es obligatorio tener con un Programa de Etica y Compliance? ¿Qué beneficios conlleva contar con uno?

Actualmente, la adopción de tales programas solo es obligatorio para aquellas empresas que contraten con el Estado. No obstante, contar con un Programa de Compliance puede brindar importantes ventajas para una pyme. Primeramente, genera un clima de toma de decisiones éticas, y propende una mayor transparencia interna en la gestión de los negocios, lo que conduce al forjamiento de relaciones empresariales sanas y a un orden de cosas sustentable.

Asimismo, permite contar con elementos capaces de mitigar en forma permanente los riesgos legales, reputacionales y económicos de la empresa (ej. multas administrativas y/o judiciales, denuncias de diverso tipos, publicación de sentencias adversas, sanciones, divulgaciones, etc.).

Como punto de partida, la organización, aunque sea muy pequeña, debe contar con un sistema claro de gestión de riesgos que permita identificarlos, para luego establecer cómo los va a prevenir y mitigar, a través de qué procedimientos. El programa se establece en un protocolo escrito, denominado Código de Integridad, que debe ser confeccionado a medida del negocio y debe hallarse redactado en forma clara y inteligible, debiendo ser de fácil comprensión para todos los miembros de la empresa o proyecto, con el fin de generar una responsabilidad compartida entre todos sus miembros. El Código puede reunir también principios comprendidos en otras declaraciones o estatutos de la empresa, por ejemplo, protocolo de protección de datos personales, protección del cliente, etc.

El contar con un Código de Ética y Compliance también resulta una garantía de transparencia y seriedad del negocio para terceros, y forma parte de la imagen que la empresa proyecta hacia clientes, inversores, socios y proveedores, entre otros.

Por último, este programa de integridad permite controlar y mitigar los riesgos de comisión de hechos ilícitos dentro de la empresa, tales como cohecho, corrupción, lavado de dinero, presentación de balances falsos, estafas y defraudaciones, et. en nombre y/o en beneficio directa o indirectamente de la empresa o sus miembros.

01 de julio 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres