Buenos Negocios

Encuentro Tucumán: emprender con propósito

Encuentro Tucumán: emprender con propósito
Tres pymes locales compartieron los aprendizajes, errores y proyecciones claves para el crecimiento de sus negocios en el último Encuentro Buenos Negocios organizado en Tucumán.
$.-

Tucumán volvió a ser sede de un nuevo Encuentro Buenos Negocios, en el cual más de 600 empresarios pymes y emprendedores de la zona se reunieron para capacitarse, inspirarse e impulsar sus negocios en el cambiante contexto actual.

“El emprendedor parte de un sueño, y es un horizonte que va repasando, es la brújula con la que caminamos”, compartió Diego Baccini, gerente de la red de Sucursales Galicia, en una jornada que destacó el propósito como motor de cada pyme.

El panel de casos de éxito inauguró la mañana: tres empresarios pymes compartieron sus historias: Emanuel Salinas, fundador de Nubicom, compañía de telecomunicaciones; Pepe Martin, socio de Refrigeración Norte, empresa de venta y distribución de equipamientos de refrigeración, y Luz Santos Bollea, gerenta de Terra Citrus, empresa productora y exportadora de limones. El panel abordó los principales aprendizajes incorporados a partir de sus errores y aciertos a lo largo de los años, para impulsar una idea hasta escalarla y convertirla en un negocio fuerte.

Te acercamos las claves de las historias de éxito de los tres empresarios tucumanos:

  • Vocación como impulso: “Cuando salí de la secundaria ya sabía que me quería dedicar a la electrónica y a la tecnología en general, y me gustaban mucho las telecomunicaciones. El objetivo estaba claro: quería ser empresario, tener mi emprendimiento, apostar a la tecnología, pero necesitaba capitalizarlo. En consecuencia, empecé a trabajar arreglando computadoras, haciendo redes de datos, telefonía, y ahí arrancó el proyecto”, compartió Emanuel Salinas.
  • Heredar un sueño: “Cuando nuestra mamá se enfermó de cáncer, en una de las sesiones de quimioterapia, le pregunté: “Mamá, ¿a vos que te queda por hacer a nivel profesional?”. Ella me respondió: “A mí, Lulu, me encantaría que mis limones den la vuelta al mundo”. Ese mismo día desde mi celular vi un curso de comercio exterior, lo tomé la semana siguiente, llamé a mis hermanos y les dije: “Chicos, vamos a exportar”. Su respuesta fue, por supuesto, una sorpresa, pero como era el sueño de nuestra mamá todos dijimos: “Manos a la obra”, compartió Luz Santos Bollea.
  • Cultura familiar: “Trabajar en una empresa familiar, sobre todo con tus hermanos, es mucho más cómodo, tenemos objetivos comunes, realizamos reuniones continuas para ordenarnos. Somos la segunda generación de una empresa familiar, tuvimos la suerte de compartir varios años con mi papá, lo que te da experiencia, te suma valores. Para mi papá era fundamental el orden, la capacitación de los empleados, la capacitación del cliente, así que parte de la familia”, explicó Pepe Martin.
  • Transmitir valores: “Uno tiene que ser muy genuino, muy sincero y transmitir valores y confianza. Pienso que es clave transmitir valores. Nosotros no le hablábamos de números, no le hablábamos de experiencia, porque la verdad es que en exportación no la teníamos, pero le hablábamos de este sueño, de nuestra familia, le hablábamos de lo queríamos lograr, y realmente creo que eso fue la clave”, expresó la gerenta de Terra Citrus.
  • Reconocer tus fortalezas y debilidades: “A partir de que fuimos consiguiendo clientes, empezamos a crecer y a desarrollar soluciones; empecé a darme cuenta de que no era la forma yo ser el vendedor, yo ser el que hacía el trabajo, yo ser el supervisor, y empecé a sumar gente. Me hice un FODA personal, que determinó que mis virtudes eran hacer negocios, estrategia, pero no ser el técnico”, reflexionó el fundador de Nubicom.
  • Orden administrativo: “Ser ordenado es muy importante para una pyme, administrativa y financieramente. Todo esto te ayuda tanto para el crecimiento como en época de crisis. Si no tenés estas bases bien claras, en este tipo de crisis una pyme puede desaparecer”, aseguró el socio de Refrigeración Norte. “Para emprender uno se tiene que animar, no tiene que tener miedo y tiene que saber que se vienen errores y muchos" (Luz Santos Bollea)
  • Proyección y actualización: “El rubro de las telecomunicaciones y la tecnología muta constantemente. Tenés que saber lo que va a venir para poder preparar tu empresa y no invertir mal. Tu camino, tu objetivo de corto plazo tiene que ser lo que vas aprendiendo, que puede cambiar día a día porque la tecnología es así. Mañana sale una tecnología nueva y toda tu proyección la tenés que volver a armar. Pero tenés que invertir en capacitarte, en relaciones, en vincularte con gente de tu rubro y estar al día”, aconsejó Emanuel Salinas.
  • Capacitar al cliente: “A nosotros siempre nos interesó capacitar al cliente, capacitar al técnico, al ingeniero, dando cursos, trayendo charlas a los proveedores de nuevas tecnologías. Y el cliente está cada vez más preparado, sabe más, quiere mejores servicios. Eso se prepara capacitando a la gente en tu mostrador”, compartió Pepe Martin.
  • Formación constante: “La formación, el contacto con otros empresarios, aprender de los errores y de las virtudes, tener la mente abierta para poder aprender, relacionarte y escuchar. Ese fue el paso que marcó la diferencia. Hoy como empresa invertimos muchísimo en capacitaciones. Es uno de los presupuestos más grandes que tenemos”, aseguró Salinas.
  • Aprender de los errores: “Para emprender uno se tiene que animar, no tiene que tener miedo y tiene que saber que se vienen errores y muchos. Pero ahí es donde uno más crece. Nosotros tenemos la experiencia montado una empresa en donde no teníamos experiencia alguna, en un duelo, en una circunstancia muy difícil y por supuesto hemos cometido errores. Pero también ahora, mirando atrás, uno se da cuenta cómo gracias a esos errores uno ahora cambió muchas cosas y creció”, compartió la CEO de Terra Citrus.

19 de agosto 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres