Casos

Arbusta, desarrollar talento donde el mercado formal no mira

Arbusta, desarrollar talento donde el mercado formal no mira
Brindan servicios tecnológicos al mundo corporativo, generando oportunidades de empleo digital a jóvenes en situación de alta vulnerabilidad social. Son un referente como empresa de servicios con impacto social positivo.
$.-

Arbusta nació en abril de 2013, a partir del encuentro de emprendedores que combinaban trabajo social, trabajo tecnológico e innovación. Brindan servicios de aseguramiento de calidad de software, datos e interacciones a grandes, medianas empresas y gobiernos en sus procesos de transformación digital.

Con un equipo de 303 personas, tienen oficinas en Buenos Aires, Rosario, Medellín y Montevideo. Su fuerza laboral está compuesta en un 95% por jóvenes millenials y centennials, que provienen de contextos socioeconómicos frágiles en la Argentina y Colombia.

“En Arbusta desarrollamos talento millenial y nos preparamos para el futuro. Nuestro equipo es nuestro activo más poderoso y diferenciador para entender y atender las necesidades de nuestros clientes. Creemos en el trabajo como un espacio que nos permite descubrir y desarrollar nuestros talentos, encontrar el propio poder y ampliar la libertad y la autonomía”, explica Paula Cardenau, cofundadora y directora de Arbusta."En el sector empresarial existe un prejuicio totalmente errado acerca del enorme potencial y el compromiso de jóvenes que viven en barrios populares para tomar oportunidades laborales".

Derribando prejuicios

Ofrecen empleos flexibles, que poseen valor agregado y pueden ser realizados sin necesidad de tener que trasladarse a una oficina. En muchos casos, son el primer empleo de jóvenes sin formación ni experiencia previa y un punto de inflexión en el futuro profesional de jóvenes de alto potencial que el mercado laboral actual no considera.

Convencida del impacto positivo que las empresas pueden generar en la sociedad, Cardenau invita a otros a ir por el mismo camino. “Creo que el modelo de Arbusta se puede replicar en cualquier industria. Tenemos que animarnos a buscar talento e identificar sus potencialidades en donde hoy el mercado formal no mira. Desde Arbusta podemos dar testimonio del talento indiscutible, el compromiso y la capacidad de innovación que hay en jóvenes de barrios populares que, paradójicamente, tienen barreras altísimas en el mercado laboral, por prejuicio y por desconocimiento”, comenta Cardenau.

Potenciando el talento femenino

Otro de los objetivos de Arbusta es derribar las barreras invisibles que existen para un mayor protagonismo femenino en la industria de IT. “El 67% de los jóvenes erróneamente llamados ‘que no estudian ni trabajan’ son madres jóvenes que trabajan en el cuidado de su familia. En la industria de IT, el número de mujeres que se inscriben a carreras vinculadas es muy inferior al de hombres (15% versus 85%) y la brecha de género es cada vez más amplia”, explica.

Contribuyendo a reducir esta diferencia, el equipo de Arbusta está conformado en un 57% por mujeres y la intención es ir incrementando ese porcentaje. Para alentar a que más mujeres se acerquen a trabajar a la empresa, dirigen acciones de comunicación específicamente al público femenino a la hora de reclutar.

“Una vez que ingresan a trabajar, no hacemos acciones diferenciales entre mujeres y varones. Sí observamos con mucha esperanza que muchas mujeres que ingresan a Arbusta porque es simplemente un trabajo a los pocos meses empiezan a pensarse como profesionales en la industria de la tecnología”.

En cuanto a desafíos y metas, en 2019 quieren avanzar en la consolidación de procesos de modo de no perder la calidad en un momento de expansión, tanto en los servicios como en gestión y desarrollo de talento.

En 3 preguntas:

¿Por qué creamos Arbusta? El nacimiento de Arbusta nació del cruce de tres variables: el potencia digital millenial, la falta de oportunidades reales para el talento joven y la demanda de IT insatisfecha. Los millenials tienen una ventaja competitiva para aprender con facilidad y seguir los cambios que plantea la industria tecnológica. Sin embargo, en América Latina hay muchísimos jóvenes que no están integrados en el sistema educativo ni trabajan de manera formal. Su futuro es una de las grandes problemáticas globales. Además, en el sector empresarial existe un prejuicio totalmente errado y basado en el desconocimiento acerca del enorme potencial y el compromiso de jóvenes que viven en barrios populares para tomar oportunidades laborales.

Si tuvieras que definir tu estilo de liderazgo, ¿qué palabras elegirías? Una frase con la que me siento muy cómoda es la “mirada de la posibilidad”. Eso define mucho mi forma de liderazgo. Tengo muchas habilidades para visionar el potencial, especialmente de las personas, y de acompañarlas a descubrirlo.

¿Alguna recomendación como mujer emprendedora? En los últimos años crecieron mucho las comunidades de mujeres emprendedoras. Tener la tribu, el grupo, es algo que a mí me ayudó mucho al emprender: sentirme acompañada y apoyada en los dilemas que tenemos las mujeres para combinar el trabajo con nuestra vida familiar y doméstica. Mi recomendación sería integrar todo lo posible el emprender con la vida familiar; no disociarse en esas dos dimensiones. En contra de lo que dicen los manuales sobre “no mezclar”, a mí me dio más poder, me hizo estar más integrada, y funcionar mejor en las diferentes dimensiones de mi vida. Y, por otro lado, recomendaría revalidar la intuición y lo “no racional” como una herramienta importante en la toma de decisiones en la empresa.

25 de abril 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres