Cultura

Cómo la cultura impacta en los resultados de una pyme

Cómo la cultura impacta en los resultados de una pyme
Generar una cultura donde las personas se sientan parte y se entusiasmen resulta clave para la sostenibilidad del negocio. Conocé cuáles son tus desafíos como líder.
$.-

La operación cotidiana de la empresa induce al empresario pyme a concentrar su atención en el resultado económico, sin una mirada más amplia sobre todo aquello que determina los resultados que está obteniendo. Esta característica se agudiza en contextos de cambio e incertidumbre, que generan preocupación sobre la posibilidad de alcanzar ese resultado, e incluso sobre la sostenibilidad de la operación.

Es justamente, en esos momentos, en que se requiere poner en juego todos los recursos de la empresa. Lo verdaderamente estratégico no es el resultado, sino la capacidad de generarlo, porque de esa capacidad depende la posibilidad de desarrollo y crecimiento sostenible de la empresa y, en última instancia, su valor.

Más allá de los recursos económicos y tecnológicos propios de cada industria, esa capacidad depende de contar con una organización capaz de ejecutar la estrategia de negocio. Muchas veces, un negocio fracasa no porque se haya elegido mal el objetivo o porque la estrategia haya sido mal diseñada, sino porque las personas que integran la organización no están orientadas al resultado, y no se relacionan entre sí como miembros de un equipo. La efectividad de la organización requiere no sólo las competencias necesarias, los procesos y los sistemas de control, sino fundamentalmente una organización “alineada” con el propósito empresario, que funcione con autonomía y responsabilidad profesional, para una ejecución efectiva.

Pero, por lo general, no le resulta fácil al empresario desarrollar ese alineamiento. La dificultad radica en lograr generar una cultura donde las personas se sientan parte, se entusiasmen y se comprometan. Peter Drucker destaca el rol clave de la cultura en el desempeño de la empresa al decir: “La cultura se come a la estrategia en el desayuno”. Y son las acciones de los líderes las que contribuyen a generar la cultura; son un mensaje más importante que las palabras, como expresa Ralph Emerson: “Lo que haces grita tan fuerte que no me dejas escuchar lo que dices”.

El rol de empresario consiste en conducir personas que tienen distintas visiones.

El cambio cultural no es un camino libre de obstáculos; por el contrario requiere superar el bloqueo de los “modelos mentales”, es decir las creencias y opiniones subjetivas de las personas, no siempre conscientes, que determinan sus comportamientos. Esas creencias condicionan las posibilidades de lograr una visión compartida y de construir acuerdos, cuando las personas las asumen como “la verdad”, las defienden como tales y se empeñan en convencer al otro de ella. Generalmente este comportamiento pone en evidencia deficiencias serias en la comunicación, que impiden que cada uno pueda comprender el punto de vista del otro.

El rol de empresario consiste en conducir personas que tienen distintas visiones. El reto es liderarlas para inspirar una visión compartida y promover el trabajo en equipo orientado al objetivo común y el desarrollo del aprendizaje. Para eso necesita ser consciente de sus propios valores y creencias, para poder decidir libremente. Esto es un trabajo personal y habitualmente el empresario se siente solo al momento de la toma de decisiones importantes. Lo puede ayudar contar con el apoyo de un coach o un grupo de pares, que le ayuden a ver lo que él no ve, le ofrezcan otros puntos de vista para ampliar su perspectiva y descubrir nuevas oportunidades de acción y, si fuera necesario, lo guíe para salir de su zona de confort.

A esto apunta justamente el propósito de ADIRAS al conformar grupos que semejan el funcionamiento de un directorio, donde cada empresario trata los temas candentes de su empresa y es acompañado a tomar decisiones por otros empresarios, que se involucran en su empresa, en un marco de cooperación, confidencialidad y compromiso, que contribuye a construir la confianza, superar la típica soledad del dueño y desarrollar relaciones empresarias mutuamente beneficiosas.

07 de octubre 2019

¿Te resultó útil?