Desarrollo personal

Pyme con amigos: 7 claves

Pyme con amigos: 7 claves

Llevar adelante una pyme entre amigos es un sueño de muchos, y una realidad desafiante para quienes ya están en el camino. Un repaso de algunos aspectos centrales para cuidar el negocio y la amistad.

$.-
  1. Tener (y mantener) objetivos conjuntos. Son muchas las razones por las que alguien inicia un negocio. Al dinero y los aspectos económicos suelen sumarse impulsores como el desarrollo personal, las posibilidades de crecimiento, la solución de problemas globales, la flexibilidad horaria, la fama, entre otros. Si vas a iniciar un negocio con amigos es fundamental conversar acerca de las expectativas de cada uno. ¿Qué buscan? ¿Cuál sería el modelo de “empresa ideal” para cada uno? ¿A qué quieren darle prioridad? ¿Cómo se imaginan en unos años? ¿Qué consideran “éxito” o “fracaso” del negocio? Una vez en marcha, hacer una revisión al menos anual de estas preguntas permitirá mantener el equipo alineado o hacer los ajustes que sea necesario, sin que se acumulen tensiones que puedan afectar el día a día.
  2. “Cuentas claras…”. Aun cuando puede no ser el motor principal para algunos emprendedores, el dinero es siempre una parte central de cualquier proyecto. Para preservar la amistad es imprescindible ser ordenados y conversar acerca de temas económicos y financieros : qué y cómo aporta cada uno a la inversión inicial del negocio, qué ingresos tendrán, quién se ocupará del manejo del dinero, etc. No se trata solo de realizar acuerdos informales, sino de reflejarlo en los aspectos formales, como la composición de la sociedad, la posesión de los bienes y la participación en las ganancias (y las pérdidas). Si no tienen experiencia o formación especializada, un contador puede ayudar a organizar estos aspectos.
  3. ¿Todos somos reemplazables? Uno de los principios teóricos de las organizaciones es que todas las personas pueden ser reemplazadas. Sin embargo, cuando un grupo de amigos inicia un negocio es, en parte, porque quiere trabajar con su grupo de pertenencia. Y este puede ser uno de sus diferenciadores ante los competidores: los equipos que ya se conocen suelen funcionar mejor y estar más motivados para superar los obstáculos naturales en la puesta en marcha y crecimiento de un negocio.Para preservar la amistad es imprescindible ser ordenados y conversar acerca de temas económicos y financieros.
  4. Establecer un “protocolo de amistad” Así como las empresas familiares bien gestionadas tienen un protocolo familiar que establece las reglas de funcionamiento ante la complejidad de la relación laboral y de familia, algo similar se puede hacer entre amigos. Te recomendamos armar un documento con algunas pautas básicas que puedan servir de guía ante situaciones difíciles en la empresa (entrada de socios, reparto de responsabilidades, mecanismos de resolución de conflictos, venta del negocio, etc.). Charlar con tiempo y sin presiones sobre estos temas facilita luego las decisiones y evita roces que puedan dañar la amistad.
  5. Emociones versus eficiencia. “Yo le hablaba de mis sentimiento y ella me contestaba con un FODA”, se quejaba una emprendedora frustrada después de un conflicto que terminó con el negocio y la amistad. Las dos dimensiones deben convivir en un delicado equilibrio para que el negocio no se estanque ni se deteriore la amistad.
  6. “¿Y ahora, quién podrá ayudarnos?” Mentor, coach, terapista, psicólogo organizacional, consultor… Buscar una persona ajena al negocio para que ayude a mantener las “conversaciones difíciles” puede ser una forma de facilitar la relación y la toma de decisiones.
  7. Disfrutar el día a día. ¡Nada mejor que trabajar con tus amigos! Busquen la forma de aprovechar el entorno laboral para alimentar la amistad y divertirse: almuerzos, reuniones, viajes de negocios, fiestas de fin de año.

23 de julio 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres