Dueño de pyme

Trasladar la oficina a la playa ¿es productivo?

Trasladar la oficina a la playa ¿es productivo?
Para quienes están al frente de su negocio o ocupan posiciones de liderazgo, no siempre es posible lograr una desconexión total del día a día laboral durante las vacaciones. ¿Cómo encontrar el equilibrio?
$.-

No hay dudas de que la posibilidad de disfrutar de vacaciones es clave para aumentar la productividad de los colaboradores. Infinidad de estudios lo demuestran. Sin embargo, que alguien pueda desconectarse durante ese periodo dista mucho de la realidad. En esos casos, ¿es posible llevarnos las responsabilidades en la valija?

En principio, dependerá de ciertos factores. Por un lado, de la cultura de la organización. Existen las que, por el tipo de operación que manejan, o según momento del año en particular que se encuentren, hacen necesario que sus colaboradores estén conectados 24x7.

Otro aspecto a tener en cuenta es el puesto que ocupe la persona, el alcance de sus funciones y responsabilidades. Hay puestos que requieren un nivel de involucramiento y conexión distinto. Muchas veces son posiciones claves para el core del negocio (aquellas que tienen un fuerte nivel de influencia e impacto en los resultados del negocio) y es casi imposible desconectarse por completo.

Por último, la característica de la persona es un factor clave, más allá de lo que el puesto o cultura requiera, o contexto particular que la compañía esté atravesando y que necesite una conexión permanente. Hay quienes tienden a estar más conectados y pendientes de la realidad organizacional por naturaleza propia.

En todos estos casos, trasladar ciertas tareas y poder realizarlas desde cualquier sitio se presenta como una variable clave para que “tomarse vacaciones” no implique un inconveniente para nadie.

Está en cada persona el equilibro conforme a su personalidad, características y posición que ocupa en la organización.

El concepto de convergencia, desde el punto de vista de los servicios y de la tecnología en las que todas las empresas se ven afectadas en la incesante evolución y aceleramiento del progreso, no detiene su marcha y lo hace de manera exponencial. El crecimiento de las redes sociales y formas interactivas de comunicación y comercialización electrónica, permiten que cualquier líder que considere necesario controlar las funciones delegadas, pueda hacerlo.

Para algunas posiciones no es posible “desconectarse” en su totalidad, en estos casos la clave está en lograr hacer un balance entre el “control”, utilizando las herramientas tecnológicas que nos brinda la convergencia, y el “disfrute” de las vacaciones. Aquí, es importante mencionar o romper con esta especie de tabú, donde “la desconexión tiene que ser total”. Al tratarse de puestos directivos o ejecutivos, es una utopía pensar que pueda desentenderse por completo de las situaciones cambiantes que puedan darse en el día a día laboral.

Hay personas que los estresa más pensar que “pueda estar sucediendo algo” por no generar este contacto y encontrarse con las novedades todas juntas, como factor estresante superior al que tenían antes de irse de vacaciones.

Está en cada persona el equilibro conforme a su personalidad, características y posición que ocupa en la organización, estar en contacto o no, aunque mal no sea en alguna breve fracción del periodo de vacaciones.

03 de febrero 2020

¿Te resultó útil?