Emprender

Nina: "Plantear objetivos y mantener el norte es clave"

Nina: Plantear objetivos y mantener el norte es clave
Verónica Smith es la cabeza detrás de Nina, un emprendimiento de galletitas sin gluten ni lácteos. Fanática de la pastelería, se animó a incursionar en el mundo sin T.A.C.C motivada por la celiaquía de sus hermanos. En esta nota te contamos sus claves para introducirse en un nuevo mercado.
$.-

Se estima que 1 de cada 100 argentinos es celíaco. En esa estadística, Verónica Smith encontró una oportunidad para emprender. El motor para crear Nina, una línea de galletitas semi artesanales, sin gluten ni lácteos, fueron sus hermanos, diagnosticados con este trastorno hace un tiempo.

“En Nina creemos en cuidarse sin privaciones y creamos productos para que nos puedan disfrutar quienes tienen que evitar algunos alimentos, y aquellos que quieren darse un gusto a consciencia”, señala Verónica. “Pero, sobre todas las cosas, queremos que al probarlas sientan lo mismo que nosotros: que el placer se alimenta y que, en algo tan sencillo como una galletita, está la felicidad”.

El resultado es un producto cuidado, un snack saludable que se destaca por su sabor y estética. Las galletitas son las únicas del mercado con etiqueta limpia: una lista corta de ingredientes, sin aditivos y con información comprensible para el consumidor en sus envases.

Si bien uno deja el alma cuando emprende, hay que poder ser cerebral justamente para no mezclar las emociones.

El camino hacia Nina no fue lineal ni directo. Durante quince años, Verónica formó parte del desarrollo de start-ups de tecnología y marketing digital, pero su pasión siempre fue la cocina y su debilidad, los dulces. Cuando les detectaron celiaquía a sus hermanos, encontró que no había galletitas de calidad en el mercado. Luego de un año de trabajo, Verónica logró un producto sabroso sin los pilares de la pastelería: la harina de trigo y los lácteos.

Te acercamos algunas claves para emprender a partir de la experiencia de la creadora de Nina:

  1. Conocer tu emprendimiento: “Antes de arrancar hay que hacer un análisis profundo y honesto sobre las cualidades y debilidades propias para, con base en eso y a lo que se quiere conseguir, saber dónde están parados y a dónde van desde ahí”.
  2. Un diferencial claro: “A través de un análisis profundo creamos un producto que no había en el mercado, si bien había productos para celíacos, no había de las características del nuestro: con "etiqueta limpia" que se alinea con los estándares internacionales. Eso nos permitió destacarnos y, luego, fue mucho músculo”.
  3. Crecimiento planificado: “Planeamos el lanzamiento, el mix de productos, cómo íbamos a producirlos y cómo crecer. Se fue dando acorde a lo planeado, pero en parte, porque tratamos de ir actuando en consecuencia a lo que nos planteamos como objetivos”.
  4. Emprender racionalmente: “Si bien uno deja el alma cuando emprende, hay que poder ser cerebral justamente para no mezclar las emociones”.
  5. Sortear problemas: “Emprender no es fácil. Todos los días hay problemas y cuesta seguir la línea trazada originalmente, mantener el norte es clave para no hundirse. No va a haber un solo día libre de problemas, hay que saber eso. Hay que mantener la calma y tratar de ser fríos para poder actuar mejor y más rápido”.
  6. Mantener el foco, el mayor desafío: “Mantener la motivación y el foco es lo más difícil, no perderse en el día a día, en los problemas y las adversidades. Poner el foco en el objetivo y trabajar para eso te permite sostener la motivación y avanzar”.
  7. Ubicación estratégica, siempre: “Ubicarnos en lugares estratégicos nos permitió que la gente nos conozca sin invertir en publicidad porque no nos daba el presupuesto. El producto se destacó y empezaron a recomendarlo, se fue dando orgánicamente”.

19 de noviembre 2019

¿Te resultó útil?