Marca personal

Marca personal: cómo construirla

Marca personal: cómo construirla
Para alcanzar la cima como emprendedor es necesario embarcarse en un proceso de autoconocimiento para consolidar las propias habilidades y aprender a comunicarlas.
$.-

“Sé tú mismo, los demás puestos están ocupados.” (Oscar Wilde)

Ser emprendedor puede ser una tarea inmensamente gratificante y satisfactoria aunque también compleja, desafiante y hasta angustiante en algunos casos. No todos están hechos para ser emprendedores. Se requiere de esfuerzo y gran dedicación. No se basa solo en generar una idea que pueda transformar en negocio, ponerlo a funcionar y que este sea rentable, sino que hay un trabajo previo a embarcarse en ser un emprendedor.

Se requiere trabajar en uno mismo para ser plenamente consciente de quién uno es, cómo hace que las cosas pasen e identificar si cuenta con las habilidades para convertirse en un emprendedor exitoso, independientemente de las variables del mercado que pueden favorecer o no al proyecto.

Construir la marca personal

Marca personal o self branding es el arte de conocerse a uno mismo y saber comunicarlo. Cada persona tiene su propia marca personal. Aunque la mayoría de las personas no sean conscientes de esto, y en consecuencia, no hagan buen uso de la ella.

La marca personal está dentro de cada uno y podrá desarrollarse mediante un proceso exhaustivo de autoconocimiento e introspección. Dicho proceso deberá incluir un análisis profundo de las fortalezas, debilidades –o dicho de manera más positiva, oportunidades de mejora–, valores y pasiones, su potencial, lo que hace e singular a cada individuo. Conocer en profundidad cuál es el valor agregado único que tiene para ofrecer a sus seres queridos –familiares y amigos–, qué lo distingue del resto, sobretodo de sus colegas y competidores; qué tiene para brindar a su empleador o a su emprendimiento, a sus socios, clientes o proveedores, etc.

Realizando dicho proceso de autoconocimiento, y trabajando en lograr un alto nivel de consciencia respecto del observador que está siendo, podrá dar una pauta concreta de quién es, de lo que es estar y trabajar con él, y demostrar su manera de hacer que los objetivos se cumplan. Más aún si planea adentrarse en el desarrollo de un emprendimiento propio. Nadie puede liderar nada ni a nadie si no lidera primero su propia vida. Con lo que liderándose a sí mismo logrará ser protagonista de su propio plan y será capaz de evaluar objetivamente cada oportunidad que se presente. El fin será enriquecerse, impulsarse, y evolucionar para luego poder transmitirlo.

Es un proceso enfocado en la propia esencia del individuo y en la privilegiada aptitud del ser humano de transformarse, de planificar hacia el futuro, de imaginar y lograr focalizarse hacia su verdadero potencial. Deberá estar dispuesto a sacrificar quién está siendo en el presente para proyectarse y mutar hacia quién quiere ser en el futuro. Reconociendo si las acciones que está tomando en el presente, lo acercan o lo alejan de quien quiere ser el día de mañana.Contar con una estrategia clara de marca personal será de gran ayuda para detectar las oportunidades adecuadas que se presenten o desarrollar alternativas de manera creativa.

Encontrar el propio elemento

Somos lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Hacerse cargo de ello es fundamental no solo para el desarrollo de cada persona, sino también para que dicho desarrollo colabore en la construcción de un mundo mejor.

Lo importante es que logre conectarse con su propio ser para encontrar su verdadera esencia, sus menesteres y deseos. Aquello que Ken Robinson denomina ‘El Elemento’: allí donde confluyen las cosas que le encantan hacer y las que se le dan bien. El elemento es el punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales. Las personas que encontraron su elemento hacen lo que les gusta y al hacerlo se sienten realmente ellos mismos. Les parece que el tiempo transcurre de manera diferente, se sienten más vivos, más centrados y llenos de vida. Como si la vida fluyera con más soltura.

Estar en el elemento depende de que el individuo descubra cuáles son sus habilidades y pasiones personales. La mayoría de las personas tiene una percepción limitada de sus propias capacidades naturales. Desafiar las creencias limitadoras será un factor clave para tener éxito en la búsqueda del elemento. Descubrir sus intereses y talentos le brindará una nueva forma de observarse a sí mismo y lo llevará a pararse frente al mundo con otra impronta; generando también un cambio de observador en los diversos entornos que frecuente.

Comunicando la marca personal a través de su propio emprendimiento

Una vez transitado el proceso de autoconocimiento, el individuo podrá armar una estrategia para comunicar su marca personal con más precisión en el mercado. Hacerlo mancomunadamente con el desarrollo de su propio emprendimiento alineado con sus pasiones y talentos, potenciará su exposición y elevará sus chances de ser exitoso. Esta deberá estar direccionada hacia nuevas posibilidades, generando las acciones que le permitirán alcanzar los resultados esperados; enfocándose hacia quién quiere ser y qué rol quiere tener en su emprendimiento. La marca personal perdurará en el tiempo solo si el mensaje que transmite es creíble y auténtico.

Contar con una estrategia clara de Marca Personal o Self Branding será de gran ayuda para detectar las oportunidades adecuadas que se presenten o desarrollar alternativas de manera creativa.

Tomarse el trabajo de realizar este ejercicio de encuentro con uno mismo, sobre todo antes de salir a buscar nuevos retos y embarcarse en el desarrollo de algún emprendimiento, ayudará a guiar la carrera y tomar decisiones más acertadas hacia la concreción de las metas pautadas, tanto en lo personal como en lo profesional.

Encontrar el desafío anhelado y obtener los beneficios económicos aspirados serán una consecuencia de este maravilloso proceso.

03 de junio 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres