Mujer emprendedora

Emprendedoras: quebrar el techo de cristal

Emprendedoras: quebrar el techo de cristal
Tanto en el mundo corporativo como en el camino emprendedor, las mujeres enfrentan mayores obstáculos que los varones a la hora de alcanzar equidad salarial o conseguir financiamiento.
$.-

Las investigaciones confirman que las mujeres ocupan, a nivel mundial, menos del 10% de los puestos dentro de los directorios. Lógicamente, siempre nos encontramos con excepciones pero, dentro de la carrera de obstáculos en la vida corporativa, avanzar en las filas ejecutivas de las organizaciones sigue siendo complejo.

En América Latina, según el último reporte de la consultora Grant Thornton realizado en 2017, el 20% de los puestos directivos están ocupados por mujeres y el 48% de las empresas no tienen mujeres en la alta dirección. En México, este porcentaje cayó un 14%, mientras que Brasil no sufrió cambios. Esto quiere decir que la mujer que tiene que enfrentar este desafío generalmente tampoco cuenta con el apoyo de sus pares dentro de la organización.

En el terreno del emprendedorismo, la realidad no es muy diferente a la hora de prepararse para dar un salto y escalar su proyecto o enfrentarse con la búsqueda de financiamiento. Las mujeres en puestos de liderazgo tienen un gran poder de transformación y un fuerte impacto positivo no solo en el desempeño de los equipos que lideran sino a nivel organizacional.El “techo de cristal” le pone nombre a la limitación que surge dentro de la carrera profesional de las mujeres al interior de las organizaciones.

Volviendo a las barreras que enfrentan las mujeres, la principal es la inequidad salarial. Cuanto más arriba en la escalera, mayor es la disparidad entre los salarios de los hombres y las mujeres. A lo largo de toda la vida, la inequidad salarial coloca a las mujeres en una desventaja considerable. Lo mismo sucede en el mundo emprendedor con respecto a, por ejemplo, conseguir financiamiento, ante lo cual las mujeres enfrentan mayores obstáculos que los varones.

Hay muchísimos factores que favorecen esta inequidad y esto también es visible respecto de la trayectoria de las mujeres dentro de las empresas y emprendimientos. Si la mujer elige, por ejemplo, el camino de la maternidad, difícilmente puede conseguir el mismo nivel de desempeño que tenía antes del embarazo. La crianza de los hijos y las múltiples tareas, suelen ser, a falta de políticas adecuadas, un obstáculo para conseguir un ascenso o una promoción. Es importante también destacar que la maternidad generalmente coincide con los años de mayor desarrollo laboral y profesional de la mujer, incrementando así el desafío de hacer convivir la maternidad con la vida profesional. Las estadísticas dictan que, aún hoy, los hijos recortan la carrera laboral de las mujeres pero impulsan la de los hombres. Por eso está tan vigente la metáfora llamada "techo de cristal".

El “techo de cristal” le pone nombre a la limitación que surge dentro de la carrera profesional de las mujeres al interior de las organizaciones. Define la problemática que aparece cuando las mujeres quedan estancadas dentro de las organizaciones, lejos de los reconocimientos, logros y aplausos. Así, aparecen los miedos y prejuicios acerca de la propia carrera profesional. Esta limitación es “invisible” (cristal) en tanto y en cuanto no está explícita o escrita en ningún lado, pero existe y le pone un tope al desarrollo profesional.

En la Argentina las mujeres representan un 42% de la fuerza laboral total del país pero, en promedio, solamente reciben un 74% del salario de un varón por el mismo puesto laboral. Como contraparte, a nivel mundial, está estudiado que las empresas que tiene mayor porcentaje de mujeres en sus directorios obtienen mejores resultados, no sólo en términos de productividad sino también desde el punto de vista de la innovación. El desarrollo y el fomento de equipos diversos nos ayudará a equilibrar la balanza desde lo social como también desde lo económico para generar una sociedad más justa y equitativa que pondere la igualdad de oportunidades.

11 de febrero 2019

¿Te resultó útil?