Mujer emprendedora

Wonderplay, romper los modelos preestablecidos

Wonderplay, romper los modelos preestablecidos
Rocío Alalú es madre y emprendedora. Creó Wonderplay en 2014 como una alternativa a los juguetes tradicionales. La esencia de sus productos reside en alimentar la imaginación a través del juego sin enchufes ni género y la alta calidad. Te contamos sus claves para emprender en este rubro.
$.-

“Romper con los modelos preestablecidos a través del juego es mi bandera”, relata Rocío Alalú, creadora de Wonderplay, una marca de juguetes sin enchufes ni género. En la búsqueda de una cocinita para su hijo Vicente, se encontró con un mercado que no ofrecía juguetes “de mujeres” para varones. A partir de esta creación, elaboró una selección de productos cuidados que fomentan la creatividad a la hora de jugar.

“Me parece que el juego es una herramienta fundamental para los adultos de educación y qué mejor que en épocas de cambios de paradigma hacerlo de una forma divertida. Los juguetes son juguetes, y están para disfrutarlos”.

Wonderplay es pionera en el mercado de juguetes libres de género, es decir, productos que no diferencia entre mujeres y varones, sino que todo está pensado para disfrutar y jugar, sin distinción. Se caracterizan por no tener enchufes porque “no juegan solos” y porque los niños sean protagonistas activos en el momento especial del juego.

Además, se destacan por su calidad ya que son juguetes que no sólo divierten, sino que también decoran. “Los procesos de calidad se van perfeccionando con el tiempo. Probé muchísimos proveedores y aún hoy sigo perfeccionando y buscando nuevos compañeros en este camino. La primera cocinita que hice no es la misma que la que hago ahora. Antes se pintaban, hoy se laquean... y la vara siempre se eleva, aun cuando creo que mi producto ya es premium”, cuenta Rocío.

Hoy, Wonderplay cuenta con un local en Belgrano, una tienda online y más de 40.000 seguidores en Instagram.

Te compartimos la historia emprendedora de Rocío Alalú en 5 claves:

  1. Crecer artesanalmente: “Wonderplay soy yo...no hay una receta porque es realmente el día a día. El crecimiento fue paulatino, por el boca en boca. Utilizo las herramientas que ofrecen Instagram y Facebook como canal de venta y me asesoro constantemente. Hacer en la Argentina es muy difícil, más en un contexto inflacionario. El desafío es nunca perder la calidad, manteniendo un precio justo por los juguetes que hago. Además, competir con la importación y con productos hechos aquí”.
  2. Estructura horizontal: “El trabajo en equipo es la magia que precede a toda la venta. Me gusta que haya buena onda al momento de trabajar, sino, creo que no se arma esa sinergia especial. Estoy convencida que si un producto se hace con amor y dedicación, se ofrece de la misma forma y el cliente lo recibe bien. Ese círculo virtuoso es el motor. Soy bastante horizontal en mi esquema, todos podemos opinar, todos somos parte y creo que eso es algo que se valora”. “El trabajo en equipo es la magia que precede a toda la venta".
  3. ¿Desafíos de emprender en el mercado de juguetes? “Considero que Wonderplay fue la primera marca de juguetes en la Argentina que pudo romper con ese estereotipo preestablecido. Sé que muchas marcas ahora van entendiendo que es una tendencia mundial que no debe ser dejada de lado. Ya se ve en muñecos, publicidades, etc. Eso me parece interesante. El desafío es poder acercar productos de calidad dentro de un contexto difícil, donde los costos son muy delicados”.
  4. Liderar con entusiasmo. “Creo que soy una líder proactiva, siempre busco cosas nuevas y aliento a que los que tengo cerca puedan ser parte. Me parece que la buena onda hace que el equipo de Wonder sea casi el mismo desde el que empecé con este camino hace cinco años”.
  5. ¿Consejo para otros emprendedores? “Las claves son tres:
  • HACER, HACER Y HACER. Buen servicio al cliente, eso me gusta y me caracteriza.
  • Ofrecer calidad, la gente debe estar pagando por el producto que desean, ¡no valen las sorpresas!
  • Crecer de a poco, firmes y con constancia. Asesorarse, aprender; siempre hay algo nuevo”.

02 de septiembre 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres