Recursos humanos

Salario emocional: ¿lo aplicás en tu pyme?

Salario emocional: ¿lo aplicás en tu pyme?
¿Estás familiarizado con el concepto? En esta nota, un repaso para ver de qué se trata y cómo podés ponerlo en práctica en tu pyme como una forma de retener talento y diferenciarte de la competencia.
$.-

El salario emocional es la retribución no económica que se le hace a un colaborador, con el objetivo de mantener los niveles de motivación elevados y lograr un balance positivo entre su vida laboral y personal.

En línea con esto, podemos afirmar que no es sólo el factor económico el que desencadena el verdadero interés de motivación de las personas dentro de un grupo de trabajo. Siempre y cuando las necesidades básicas de los empleados se encuentren cubiertas, para muchas personas son mucho más alentadoras y desafiantes las posibilidades de desarrollo y crecimiento profesional a futuro, tanto así como los desafíos en los procesos y objetivos de trabajo, y un correcto balance entre su vida laboral y personal, que el factor salarial.

Es importante mencionar que siempre hablamos en aquellos casos donde las necesidades básicas se encuentren cubiertas, dado que el salario es el factor motivacional por excelencia. En contextos como los actuales, se genera un efecto muy particular, porque los contextos de pérdida de poder adquisitivo hacen que los colaboradores vuelvan a poner mucho foco en el salario, en no perder precisamente ese poder adquisitivo adquirido, y las organizaciones, muchas veces ante escenarios financieros complejos, tratan de compensar con beneficios lo que muchas veces no pueden acompañar con los salarios.El salario emocional es la retribución no económica que se le hace a un colaborador, con el objetivo de mantener los niveles de motivación elevados.

El salario emocional que se aplica desde hace muchos años como concepto de atracción y retención de colaboradores es importante asociarlo a la cada vez más fuerte tendencia de prácticas de branding.

Cuando hablamos de beneficios y prácticas de Work Life Balance, nos referimos a todas aquellas políticas organizacionales y prácticas, “que nivelan” la carga laboral con el espacio personal, generando un impacto emocional y de pertenencia en los colaboradores. Es un concepto integral y superador, que cuida desde una perspectiva sistémica el bienestar humano, la satisfacción personal, repercutiendo en la productividad y resultados de la organización. Desde horario de ingreso flexible, teletrabajo en el caso de que fuera posible para la posición, días adicionales de vacaciones o días libres, entre otros.

Está comprobado que las organizaciones obtienen más y mejores resultados cuanto mayor es el compromiso de su gente y sentido de pertenencia.

Una adecuada política de beneficios provoca un impacto positivo en el compromiso de la gente con su organización, a través de una mejora en la percepción de su compensación total, la calidad de vida, cultura, oportunidades y relaciones.

Por esta razón es muy importante a la hora de armar un programa de beneficios asegurarnos que la totalidad de los empleados conozca la oferta de beneficios que la empresa le brinda y más aún las empresas deben preocuparse por entender la percepción y valoración de los empleados respecto de los beneficios que les otorgan y en los cuales ellas “invierten”.

Aquí es donde surge la necesidad de desarrollar un programa de beneficios centrado en los empleados, algo que parece muy obvio pero que pocas organizaciones realizan.

En función de los resultados de nuestro estudio de compensaciones y beneficios, 21ra. Edición del Estudio noviembre 2018, en el que participaron más de 150 empresas de diferentes rubros, un 96% del universo de las compañías encuestadas implementan alguna de estas prácticas.

salario emocional.png

Otro aspecto que forma parte del salario emocional es el reconocimiento personal –del jefe directo–. Este resultará clave, pero también el reconocimiento público, el cual puede efectuarse a través de diferentes formas: fotos o menciones de aquellos colaboradores que formaron parte de algún proyecto exitoso, puede ser en la intranet de la empresa, de forma física en las instalaciones o ambas. A su vez, un reconocimiento de la alta dirección, CEO o accionistas.

Las posibilidades de crecimiento y desarrollo también forman parte del salario emocional: Muchos colaboradores valoran y asocian el salario emocional con las posibilidades de crecer y desarrollarse profesionalmente, tanto sea desde un ascenso a nivel jerárquico hasta el involucramiento en determinados proyectos claves, estratégicos de la organización, donde puedan aportar un valor agregado, fomentar la innovación y lo sientan no solo como un reconocimiento sino como un desafío. También las capacitaciones: becas de estudio, posgrados, MBA, idiomas, programas de coaching, entre otros.

Si tenemos como base la motivación y el reconocimiento, la retención del talento será una consecuencia, generando un marco laboral productivo y contribuirá a los conceptos de resultados extraordinarios y equilibrados, asegurando así una ventaja competitiva con el resto de las organizaciones.

03 de mayo 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres