Sustentabilidad

Ley de sociedades BIC: promover emprendimientos de triple impacto

Ley de sociedades BIC: promover emprendimientos de triple impacto
El denominado Triple Impacto introduce una mirada responsable y consciente sobre el uso racional de los recursos y el impacto positivo en la sociedad.
$.-

El eje de la discusión sobre el concepto de éxito empresarial ya no contempla como único valor el crédito económico. A la búsqueda de rentabilidad se le suma la búsqueda de sustentabilidad, entendida en muchos sentidos. El denominado Triple Impacto introduce una mirada responsable y consciente sobre el uso racional de los recursos y el impacto positivo en la sociedad. Es un modelo basado en 3 pilares: impacto económico, social y ambiental.

Los emprendimientos de triple impacto buscan dar respuesta a necesidades colectivas. Ya no benefician únicamente a quienes los ponen en marcha si no que tienen un efecto positivo en la sociedad. En este sentido, la difusión de este tipo de emprendimientos, así como el desarrollo de un ecosistema favorable para su surgimiento, constituyen estrategias fundamentales a la hora de mejorar la calidad de vida de una comunidad.

Hoy en día, se estima que el 25% de los emprendimientos que surgen en la Argentina tienen, per se, una lógica de triple impacto. Entre los más jóvenes esta lógica forma parte esencial de la naturaleza de sus emprendimientos, especialmente en temáticas referidas al medioambiente.La identificación legal de las empresas de triple impacto es el primer paso para que luego puedan surgir beneficios en el mercado.

El camino para potenciar este tipo de emprendimientos implica un trabajo sobre varios focos, entre los que se encuentran las políticas públicas, las cadenas de valor -tanto públicas como privadas-, la formación académica de los emprendedores y la integración de una comunidad emprendedora de este tipo con la sociedad.

Con respecto a las políticas públicas, es importante saber que hoy en día en nuestro país las empresas de triple impacto no tienen aún una figura legal que las contemple. Por eso, desde Sistema B, y acompañando desde ASEA junto a otras organizaciones, impulsamos la ley de sociedades BIC (Beneficio e Interés Colectivo), que tiene por objeto identificar, reconocer y promover este tipo de emprendimientos. La ley les otorga una personería jurídica específica que se agrega a la figura comercial existente (Ej. S.A. BIC, SAS BIC, S.R.L. BIC).

La identificación legal de las empresas de triple impacto es el primer paso para que luego puedan surgir beneficios en el mercado y políticas de Estado a través de programas de compras públicas preferenciales, facilidades de acceso a crédito o fondos, por ejemplo.

En el 2018 el proyecto obtuvo media sanción en diputados y se debatirá en el senado durante las sesiones de 2019, estando muy cerca de ser aprobada.

En el ámbito académico, la Universidad y las instituciones educativas se encuentran ante el desafío de repensar cómo generan los conocimientos y capacidades de cara a construir una educación basada en la sustentabilidad. Hoy en día, los modelos de negocio que se enseñan en las escuelas no contemplan la migración hacia una nueva economía.

La educación debería servir de base para promover una nueva manera de hacer negocios considerando el impacto social y ambiental. Para lograrlo, la clave sería hacer un trabajo sobre las currículas para que incorporen contenidos alineados con la nueva economía.

Para que este nuevo perfil de emprendedores pueda desarrollarse, es fundamental impulsarlos a través de un ecosistema que los promueva y acompañe, incentivando además a emprendedores y empresas tradicionales para que incorporen un propósito de triple impacto en sus negocios.

La visibilización mediática de este tipo de emprendimientos y la inclusión del triple impacto en los distintos espacios de encuentro es clave para que cada vez más personas sepan de su existencia y puedan saber cómo apoyarlos y aportar, e inclusive replicar la lógica de triple impacto.

Resulta vital destacar el trabajo que ha venido realizando el Sistema B en estos términos, concientizando y enarbolando la bandera de que una nueva economía es posible, en esta causa coincidimos y complementamos desde la Asociación de Emprendedores de Argentina, ya que el futuro que nos espera es de colaboración y trabajo en conjunto contemplando la sinergia desde la sociedad civil, sector público y privado.

30 de enero 2019

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres