Tus planes

Prensa para pymes: 5 tips

Prensa para pymes: 5 tips
Si querés empezar a difundir tu marca en los medios y no sabés por dónde empezar, te acercamos algunas claves para una estrategia de prensa efectiva.
$.-

Cuántas veces vemos noticias de otras empresas en un diario, una revista o un portal de internet y nos preguntamos: ¿cómo hacen para aparecer en los medios? Desarrollar una estrategia de prensa efectiva parece inalcanzable para muchas pymes, pero no tiene por qué ser así. La primera regla de oro es que no debe ser una pata aislada del plan de marketing, sino estar enmarcada en una estrategia general de posicionamiento y comunicación, en función del target al que apuntamos. Ser referente y posicionarse como fuente de información es una de las mejores maneras de crear un vínculo a largo plazo y de hacernos un espacio en los medios.

Si tenés una pyme o estás arrancando tu emprendimiento y te preguntás por dónde empezar a construir relaciones con la prensa para potenciar la difusión de tu marca, acá te damos algunos consejos:

  1. Qué tengo para decir y qué quiero comunicar. A la hora de pensar en la estrategia de prensa y cómo captar la atención de los periodistas, lo primero que debés hacer es definir un listado de temas sobre los que podrías hablar y que tenés algo interesante para aportar. Aquí hay que hacer un esfuerzo y tratar de trascender el contenido comercial, que se centra en el producto o servicio que ofrecés, para ir más allá y proponer ideas que permitan posicionarte, pero sin hacer referencia directa a lo que vendés. Por ejemplo, si tenés una startup que fabrica productos sustentables, podés proponerte hablar de tendencias en sustentabilidad, por qué contratar proveedores certificados según su impacto social y ambiental, consumo responsable, etc. En la sociedad del conocimiento, lo que puedas aportar desde tu especialidad, experiencia y formación puede resultar muy valioso y despertar el interés de la audiencia. Al hacer la lista, preguntate: ¿cuáles son los temas que domino y que pueden resultar atractivos para otros? Siguiendo el ejemplo, podés ser un experto en Empresas B. Todo este conocimiento, puede convertirte en un referente de consulta para los medios cuando estén armando una nota sobre esa temática.
  2. La lista de los "no". De la misma manera que punteaste temas posibles para comunicar y posicionarte, armá un segundo listado con los temas sobre los que preferís no hablar, ya sea porque escapan a tu campo de conocimiento o porque son temas sensibles o por lo que fuera. Este ejercicio es útil y puede ahorrarte algún dolor de cabeza, porque no es cuestión de estar en los medios a cualquier precio. Para que la exposición no nos juegue una mala pasada, conviene tener en claro qué buscamos y qué no con la estrategia de prensa. Oscar Wilde decía "la única cosa peor que hablen de nosotros, es que no hablen de nosotros". Sin embargo, en empresas pequeñas y medianas el coletazo de una mala acción de prensa puede ser devastadora.
  3. Agenda de contactos. A quién y a qué medio le puede interesar lo que hacemos es un punto clave. No se trata de querer llegar a todos porque sí; eso es una pérdida de esfuerzo y tiempo. Aquí es importante investigar un poco, navegar distintos medios (desde diarios masivos hasta blogs específicos sobre nuestro mercado, radios, programas de TV, etc.) y conocer quiénes son los periodistas que trabajan las temáticas que queremos difundir. Podés identificar las secciones, si se trata de un diario, y luego el editor y los redactores que suelen escribir. Con el ejemplo del comienzo, podés enfocarte en la sección de negocios o en un sitio web sobre responsabilidad social. Una vez que tenés identificados medios y personas, podés tratar de contactarlos vía mail o por alguna red social como Linkedin. Una agencia de prensa puede resolverte este punto ya que actúan como intermediarias y tienen una buena agenda de contactos.
  4. Generar el contenido. El siguiente paso es poner manos a la obra y empezar a crear material. Para la mayoría de las personas, este es el punto más difícil porque requiere apartar un tiempo determinado en la agenda para escribir. Como en todo, el hábito hace al maestro. Entonces, conviene dejarte dos horas cada 15 días, por ejemplo, y bloquearlas para destinarla a volcar las ideas de la lista en piezas concretas. Si lo tuyo no es la escritura y este punto te resulta muy dificultoso podés tercerizar a través de una agencia de prensa o una productora de contenidos para que le den forma y estilo periodístico a eso que querés comunicar. Más allá del camino que elijas, lo importante es que el contenido sea relevante, útil, interesante y atractivo para el público. Un título gancho, para que capte la atención del periodista (pensá que recibe cientos de informaciones por día), un primer párrafo que deje en claro de qué se trata el artículo y luego un par de párrafos con datos oportunos y un contacto para ampliar, si hace falta.
  5. Construir la relación. Como todo vínculo, debe haber un pacto de confianza y de respeto por el trabajo de cada uno. Volver loco a un periodista para que nos publique no conducirá a ningún lugar positivo. Las buenas relaciones necesitan su tiempo y ser cultivadas de manera sincera, sin pensar al otro como un mero instrumento para alcanzar un fin. Y así como seremos gestores de información, es bueno estar a tiro y responder rápido cuando algún periodista nos consulta para la nota que está armando. Ser referente y posicionarse como fuente de información es una de las mejores maneras de crear un vínculo a largo plazo y de hacernos un espacio en los medios.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres