Ideas reales

Takehiro Ohno, un samurai en la cocina y en la pyme

Takehiro Ohno, un samurai en la cocina y en la pyme
El chef japonés, radicado en la Argentina hace 20 años, será orador en el Encuentro Buenos Negocios La Plata. Hoy está a cargo de la cocina de Tea Connection y Green Eat. Desde ahí, sostiene que la mejor manera de liderar es tocar el corazón de las personas.
$.-

Bajo la convicción de que el fracaso no es fatal, sino un paso más en el camino hacia el éxito, una chance para aprender y crecer, se organizaron durante 2018 los encuentros “OOPS! Otra oportunidad para superarse” de la mano de Spiquers y el Centro Cultural San Martín.

Takehiro Ohno, el chef japonés especializado en cocina vasco-española que se enamoró de la Argentina hace 20 años e hizo de esta tierra su lugar en el mundo, compartió en el primer OOPS del año, allá por abril, cómo fue el sinuoso camino que lo condujo hasta donde está hoy: “Todavía me falta mucho en mi trabajo. Siempre miro hacia delante, buscando crecer de a poquito “.

Ohno, que será orador en el Encuentro Buenos Negocios La Plata 2018, sostuvo en esa charla que el fracaso es parte inherente de la vida. “Si fracasé es porque algo me faltaba aprender. La vida no es un camino derecho y eso es lo divertido. La educación japonesa ya enseña que la vida es difícil. Si la cosa viene fácil, es peligroso. Es una buena escuela. Todos mis maestros me educaron con esa filosofía”.

Hoy es chef ejecutivo de las cadenas Tea Connection y Green Eat y está a cargo de 32 locales y 300 personas. Además, de tener su programa en el canal Gourmet y de impartir clases de cocina y charlas motivacionales.La educación japonesa ya enseña que la vida es difícil. Si la cosa viene fácil, es peligroso.

¿Cómo fue su recorrido? Aquí alguno de los principales puntos que compartió en OOPS:

  • “Desde los 7 años sueño con convertirme en chef. Cuando era estudiante, un maestro de cocina española en Japón me dijo: ¨No tenés talento para estar en la cocina. Para competir con alguien talentoso la única forma es trabajar el doble¨. Y así lo hice: tomé tres trabajos como lavacopas y trabajé más de 14 horas por día”.
  • “Mi bisabuelo era Samurai. Mi padre y mi abuelo me enseñaron tres valores desde muy chico que marcaron para toda la vida: respecto, humildad y honor”.
  • “En San Sebastián, trabajé como pasante durante 4 años en el restaurant ZUBEROA, con Hilario Arbelaitz. Como no entendía el idioma, me ocupaba de cargar el carbón hasta la cocina, pelar cebollas y conejos. Como no ganaba dinero, cantaba en las calles para poder subsistir”.
  • “En 1999, abrí un restaurante de sushi en Las Cañitas y traje dos cocineros de Japón: ¿a quién se le ocurre esto? Lo mío era la cocina y no sabía manejar un negocio así que me volví a Japón y le pedí a mi padre, que se había jubilado de una carrera corporativa, que me enseñara. Me dio tres lecciones:
  1. Darse cuenta de lo que se puede mejorar, corregir y continuar.
  2. Cumplir la proyección sí o sí, tener la creatividad para lograrlo.
  3. Un chef, solo artista, es una molestia para el negocio.”
  • “2008 fue el año que me cambió la vida. Participé de un casting en el canal Gourmet y quedé. Por eso estoy aquí, sino seguiría en un sótano haciendo paella sin que nadie me conociera”.
  • “Ahí fue cuando comencé a desarrollar mi marca personal, Ohno. Hice un curso en el IAE y, frente a los inversores, les dije que yo iba a crear mi marca solo y así fue”.
  • “Al gestionar personas, para mí está prohibido echar culpas. Cuando alguien se equivoca, lo que hay que pensar es: ¿cómo no le enseñé bien esto?
  • “Manejar gente es mucho más difícil que cocinar porque si no tocás el corazón del otro no hay receta o procedimiento que funcione
  • “Cuanto más difícil el camino, más alegría genera llegar a la meta”.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres